Inicio / Reseñas / Reseña | ‘Civil War: Front Line’

Reseña | ‘Civil War: Front Line’

Finalizamos la serie de reseñas circundantes a ‘Civil War’ con uno de sus volúmenes más largos y jugosos: ‘Civil War: Front Line’. Un tomo guionizado por Paul Jenkins e ilustrado por varios artistas, en el que se muestran las consecuencias y subtramas presentes en la guerra civil no desveladas hasta ahora. Por ello, es uno de los tomos complementarios de ‘Civil War’ más recomendables, donde los daños colaterales del conflicto, tanto para gente con poderes como para ciudadanos normales y corrientes, están más presentes que nunca.

La mayor parte de ello se lo debemos a sus dos protagonistas, dos periodistas del universo Marvel como son Ben Urich (más conocido por ir ligado a las aventuras de Daredevil) y Sally Floyd (aunque ya había aparecido antes, la he conocido en este cómic). Juntos, protagonizan una de las partes del tomo, la llamada ‘Infiltrados’, donde los acompañamos y somos testigos de cómo ejercen su profesión periodística en medio del conflicto de los héroes, como si de reporteros de guerra se tratasen. Es por ello que estamos ante uno de los volúmenes más imparciales del evento. Tanto Ben como Sally tienen sus posturas e ideales, pero dada la sucesión de acontecimientos en los que se ven envueltos, evolucionan y vemos cómo todo les afecta, y cómo reaccionan a los hechos que ocurren en el tomo principal de la guerra civil. Y, por supuesto, es bastante cómodo seguirles, ya que Jenkins los dota de sus propias personalidades y carisma. Además, ejercen como herramienta comunicadora para que el lector conozca mejor los puntos de vista de la comunidad superheroica, dando voz a muchos héroes tapados u olvidados sobre cómo les afecta el Acta de Registro y la guerra, así como a los más famosos e importantes. Respecto a esto último, Jenkins utiliza a nuestros protagonistas para ofrecer una visión bastante crítica de ambos bandos, cuestionando duramente los ideales del Capi y sacando a la luz unos trapos sucios (demasiado sucios, la verdad) sobre Iron Man y Shield, habiendo también ciertos elementos políticos donde se continúa mostrando lo poco íntegro que es el sistema post-Acta. Sin embargo, con todo, se podría decir que trata mejor al vengador dorado, y no intenta villanizarlo en exceso, al contrario; lo muestra más como un antihéroe que otra cosa.

Así pues, con Ben y Sally investigando, consiguiendo entrevistas, y trabajando a pie de calle mientras los héroes se pelean sobre sus cabezas, podemos tener una visión más mundana del conflicto, de cómo lo vive el público civil, además de los propios héroes. Se muestran también sus consecuencias para éstos últimos, habiendo incluso más detenciones y muertes que en el tomo cabeza. Fácil, pues Jenkins rescata a héroes ya olvidados que no le importan a nadie para usarlos de víctimas. Y, lo dicho, no creo que a nadie le importen, pero de este modo da al evento una sensación de mayor enormidad y crudeza. En este apartado me parece bastante loable el trabajo que hace el guionista con Speedball, en otra de las partes del volumen, ‘El Acusado’. El integrante de los Nuevos Guerreros resulta superviviente de la masacre en Stamford, y tras la explosión provocada por Nitro, pierde sus poderes y es duramente juzgado como responsable indirecto de la muerte de los inocentes, algo que se incrementa al negarse a firmar el Acta. De este modo, Robbie Baldwin (así se llama el joven héroe), recorre un purgatorio personal, un camino de culpa y dolor, acrecentado por los malos tratos que recibe de los demás convictos en la cárcel, de la opinión pública, e incluso de una madre que no lo apoya. Y, desde luego, resulta tremendamente doloroso verle pasar por todo eso y a dónde lleva su evolución, algo un poco sorprendente, ya que apenas conocía al personaje. Pero, entre que Jenkins le da una fuerte personalidad, y que lo construye de forma lógica en base a los duros momentos que vive, creo que es imposible no empatizar con él mínimamente. Genial la desembocadura de esta trama y la última identidad de Robbie, incluso deja con ganas de leer más de él en este nuevo estado.

Se podría decir que esas dos partes son las más importantes del tomo, pero hay más. Tal es el caso de ‘Célula Durmiente’, trama paralela con los atlantes de por medio que sirve, sobre todo, para unirse a la principal y desembocar en el giro referente a Tony Stark y sus turbios planes. También tenemos ‘Cartas desde la Guerra’, una serie de breves hojas donde, mediante textos reales sobre diferentes conflictos bélicos, se comparan éstos a la ficticia guerra civil de Marvel. El añadido más aburrido, a pesar de su irrisoria duración al final de cada capítulo, y donde más pretencioso se muestra Jenkins (si busca emocionar comparando guerras, no es que lo consiga).

Todas estas “mini cabeceras” guionizadas por Jenkins, están ilustradas por varios autores, siendo los más destacables Ramon Bachs, Steve Lieber y Lee Weeks. De todos, puede que el mejor sea Lieber, con un dibujo más oscuro, sucio y violento para las partes de Robbie, muy acordes con el deprimente tono de su historia. Aun así, el arte de Bachs para la trama principal también me ha gustado (aunque flojee en los momentos de más acción), y en general se podría decir que todos hacen un buen trabajo.

Con ‘Front Line’ cierro la serie de reseñas referentes a ‘Civil War’, y personalmente termino con la maratón de empaparme de todo lo que tenga que ver con el evento de Millar. Ha habido peores y mejores volúmenes, y varios que he disfrutado más que el tomo cabeza, como es el caso del presente. Como he dicho, un cómic muy recomendable si ya has leído el principal (no lo he mencionado, pero individualmente no creo que funcione muy bien). Un complementario genial para ‘Civil War’, que explora las consecuencias generales del conflicto, sin perder la capacidad de sorprender.

Finalizamos la serie de reseñas circundantes a ‘Civil War’ con uno de sus volúmenes más largos y jugosos: ‘Civil War: Front Line’. Un tomo guionizado por Paul Jenkins e ilustrado por varios artistas, en el que se muestran las consecuencias y subtramas presentes en la guerra civil no desveladas hasta ahora. Por ello, es uno de los tomos complementarios de ‘Civil War’ más recomendables, donde los daños colaterales del conflicto, tanto para gente con poderes como para ciudadanos normales y corrientes, están más presentes que nunca. La mayor parte de ello se lo debemos a sus dos protagonistas, dos periodistas…

NOTA

BUENO - 7.5

7.5

BUENO

El guionista Paul Jenkins se rodea de una serie de artistas solventes para ofrecernos con 'Front Line' uno de los tomos complementarios de 'Civil War' más satisfactorios e interesantes.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com