Inicio / Reseñas / Reseña | ‘Capitán América 4: Civil War’

Reseña | ‘Capitán América 4: Civil War’

Continuamos con la cabecera del Centinela de la Libertad en la línea Marvel Deluxe, esta vez con el cuarto tomo, incrustado en pleno evento ‘Civil War’. Con el mismo, nos encontramos un añadido al conflicto que profundiza un poco más en cómo salpica la guerra a los personajes satélites del Capi (Sharon Carter, Soldado de Invierno), e incluso a él mismo, quien, a pesar de encontrarse en plena lucha contra antiguos aliados y amigos, continúa actuando en su anterior trama aún no finalizada.

Esto último ocurre en el primer bloque, compuesto por tres capítulos, en el que en cada uno se pone especial atención a un personaje en concreto: Sharon Carter en el primero, Bucky o Soldado de Invierno en el segundo, y el Capi en el tercero. Son micro historias donde el estilo de espías del guionista Ed Brubaker sigue presente (ha sido su seña de identidad con el personaje desde que empezó a trabajar con él en la misma cabecera), y aunque pueden suponer un complemento interesante al conflicto principal, no dejan de ser anécdotas. El capítulo más interesante, es, no obstante, el de Sharon Carter, pues no sólo descubrimos lo que opina la Agente 13 sobre la Civil War y el lado por el que se decanta a la orden de sus sentimientos, sino que entendemos un poco mejor al Capi en esa conversación que mantienen. Ello no quita que en el evento principal siga teniendo una cabezonería extrema, pero digamos que Brubaker salva bien los muebles en el trabajo con “su” personaje, intentando profundizar y desarrollar pensamientos y motivaciones en un número en el que apenas tiene margen de maniobra para seguir con lo suyo, dado el suceso del evento principal. Pero sigue plantando semillas para el devenir de la cabecera y del héroe de las barras y estrellas, semillas en forma de Cráneo Rojo, el cual vemos que sigue maquinando en las sombras y contactando con diferentes villanos. Brubaker no olvida por completo sus planes, y nos hace partícipes de que éstos siguen adelante, aunque en esta ocasión sea a paso de tortuga.

Estos tres episodios están dibujados por un Mike Perkins que, aunque intenta seguir imitando a un Steve Epting al que se le echa de menos, no consigue ni la espectacularidad ni la definición de este último, faltándole también claridad en un dibujo nada vistoso. Anteriormente, el artista me había parecido un sustituto funcional, pero a estas alturas su dibujo me cansa, y aunque tiene viñetas y páginas destacables, también tiene momentos directamente feos.

Artísticamente, la cosa mejora en la segunda historia con un Lee Weeks más sencillo en las formas y en el trazo, con un dibujo que, a veces, parece a lápiz, y que consigue un mayor dinamismo en la acción. Su trabajo acompaña a un capítulo donde el Soldado de Invierno es el protagonista. Mi historia favorita del presente tomo, no sólo porque vemos lo que opina el “resucitado” Bucky de los acontecimientos que sacuden el universo Marvel en ese momento, sino porque vemos lo que opina en general de su situación actual, de su lugar en este nuevo mundo, de lo que supone para él la Navidad,  de cómo le persiguen los recuerdos (en este caso felices) de su anterior vida. Un número que profundiza en un Bucky ya consciente de su estatus, con un cierto matiz melancólico, aunque no por ello deja de ser divertido. Y es que el otrora sidekick del Capi establece una curiosa alianza con los Jóvenes Vengadores, actuando de líder por una noche en una pelea contra Hydra. Algo que contrasta con su anterior papel de joven compañero del héroe, siendo él esta vez el que da las órdenes a “los Bucky” de la nueva (nueva por aquél entonces, claro) generación. Un detalle que le viene como anillo al dedo a la historia y que termina de redondear esta mirada al interior del misterioso y solitario Soldado de Invierno.

Para finalizar, contamos con una anecdótica historia cuya característica más destacable es que tiene a un veterano como Gene Colan a los lápices. Sinceramente, aunque había oído hablar del artista, es mi primer contacto con él. Y aunque le encuentro algunos “peros”, me ha gustado. El viñetaje de las páginas es un poco raro, amontonando demasiado las acciones de los personajes y dando como resultado una acción regular, pero gracias a esta particular estructuración resulta hasta poético por momentos. Además, es clave su total apoyo en el uso del lápiz para terminar de destacar artísticamente. En conjunto, y pese a sus defectos, nos encontramos ante un estilo visual muy bonito y nada convencional. Todo ello le sienta que ni pintado a una historia (la más irrelevante de todas) que transcurre en la 2ª Guerra Mundial, y que está relacionada con vampiros. Así pues, Brubaker y Colan nos brindan un episodio casi de terror clásico más que de superhéroes, que realmente no tiene ninguna repercusión en el evento principal, pero que aun así es un añadido interesante. Como lo es la siempre curiosa sección de ‘Detalles de Lujo’, con la que finaliza este tomo y que se explaya que da gusto sobre todo lo tratado en las historias que lo componen.

Como veis, el cuarto tomo en la colección del Capi no es que aporte demasiado al principal donde se desarrolla ‘Civil War’, no es un tomo satélite imprescindible, pero añade cosillas interesantes y profundiza mejor o peor en los personajes que hasta ahora han rodeado al Centinela de la Libertad en su cabecera propia. Anecdótico, sin más.

Continuamos con la cabecera del Centinela de la Libertad en la línea Marvel Deluxe, esta vez con el cuarto tomo, incrustado en pleno evento ‘Civil War’. Con el mismo, nos encontramos un añadido al conflicto que profundiza un poco más en cómo salpica la guerra a los personajes satélites del Capi (Sharon Carter, Soldado de Invierno), e incluso a él mismo, quien, a pesar de encontrarse en plena lucha contra antiguos aliados y amigos, continúa actuando en su anterior trama aún no finalizada. Esto último ocurre en el primer bloque, compuesto por tres capítulos, en el que en cada uno…

NOTA

ACEPTABLE - 6

6

ACEPTABLE

Cuarto tomo de la colección Marvel Deluxe del Capitán América, en el que Brubaker trata las salpicaduras de la Civil War en sus personajes acompañado de varios artistas. Curioso e interesante, pero no imprescindible.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com