Inicio / Críticas / Crítica de Cine | ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’

Crítica de Cine | ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’

En 2014, James Gunn llevó al cine la adaptación del grupo de Marvel conocido como los Guardianes de la Galaxia, en una película buenrollera y muy divertida. Ahora, el director y el grupo vuelven con una secuela que pintaba muy bien con los tráilers y adelantos, y me alegra confirmar que así es, pues la cinta que nos ocupa se posiciona como una de las mejores películas que nos ha brindado Marvel Studios. Un blockbuster fantástico, divertido, graciosísimo y emotivo. Justo lo que se merecían estos pringaos que ya se ganaron nuestro corazón, y que aquí vuelven a recordárnoslo.

La relación entre Star-Lord (Chris Pratt) y Ego (Kurt Russell) es el eje sobre el que se mueve el filme.

Si eres de los que opina que en las películas de Marvel hay demasiado humor, mejor no vayas a ver esta película. Porque ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ es una de las mejores comedias en lo que llevamos de 2017. Si la primera era muy divertida y tenía varios momentos de absoluta carcajada, aquí está multiplicado por dos. La culpa es de un James Gunn al que Marvel ya le deja hacer lo que le da la gana, que va sin filtro, lo cual se traduce a un montón de diálogos y coñas ingeniosas, e incluso a chistes subidos de tono; esta es la película del UCM con mayores chistes/referencias sexuales que hay. A veces hasta sorprende, en serio. Nada demasiado bestia, no me malinterpretéis, y por supuesto no se limitan al típico humor rancio que puede acompañar al tema. Todo el humor está muy bien metido, da igual si son bromas más o menos elaboradas, ninguna desentona porque encuadran a la perfección con los elementos que hicieron grande a la primera entrega, y que aquí vuelven a cuidarse con un mimo excepcional: los pringaos. Los personajes. Gunn vuelve a mostrarnos una historia de unidad y familia (Toretto Intensifies), en la que se permite profundizar en varios de sus miembros sin la limitación de ser una película de origen. Y lo consigue con creces, en la relación de todos y cada uno de ellos. Es un gustazo ver cómo se pelean, se lanzan pullas, se tiran cosas… pero a la hora de la verdad se mantienen unidos. Las relaciones y diálogos derrochan la personalidad de cada uno de ellos, haciendo que amemos cada vez más a estos maravillosos personajes. Pero no es simplemente una historia graciosísima y divertida. ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ es pura emotividad, de los filmes más emocionales que nos ha dado el estudio de La Casa de las Ideas. Ello se consigue con la profundización de los Guardianes, en especial de un Peter que, si en la primera entrega recorría un viaje sutil sobre el reencuentro materno (en cierto modo), aquí lo hace por la otra parte, por la paterna (un solvente Kurt Russell en todas sus facetas). De una forma más central, ya que es la principal trama de la película, que supondrá más de un conflicto en el personaje. Es una historia mucho más personal en todos los sentidos, no sólo para Peter. Y me alegra decir que Pratt está a la altura, posiblemente la mejor interpretación del actor en su limitado registro. Divertido y chulesco, pero sin perder la capacidad de mostrar seriedad y dolor cuando toca, Star-Lord no decepciona.

Porque tampoco todo es un camino de rosas. Esta segunda entrega es más chunga que la primera por todo lo que supone, si nos paramos a pensar. Hay un par de momentos en los que le da una patada a todo argumento que declare que “las películas de Marvel sólo son para niños”. Los personajes tienen sus problemas y se desarrollan, y demuestran humanidad a raudales, sean un mapache, una tía verde o una cyborg psicópata. Y es que la trama de Star-Lord es la principal, pero Rocket (Bradley Cooper), Gamora (Zoe Saldana) y Nébula (Karen Gillan) también tienen lo suyo. Las dos últimas mantienen una relación de amor-odio que está llevada de muy buena forma, siendo el cariño un elemento primordial en su desarrollo. Su trama da oportunidad de brillar a ambas intérpretes, especialmente a una Gillan que pasó más desapercibida en la primera cinta.

Respecto al mapache, se profundiza un poco más en lo que ya vimos en la primera entrega, ese vacío que siente por dentro al considerarse una especie de monstruo, y que rebota en la relación con sus compañeros, especialmente con Quill. Todo ello sin dejar de lado su humor ácido que caracteriza al personaje y con el que uno se ríe bastante. Además, se le da a Rocket una conexión estupenda con Yondu (sensacional Michael Rooker), secundario de la anterior parte que aquí goza de una importancia enorme, y se le trabaja un mayor trasfondo que repercute en el problema paternal de Peter.

Drax, por su parte, aunque tiene algún momento de emotividad, se releva casi exclusivamente al alivio cómico… Lo cual no es para nada malo. Gunn prefiere centrarse en los anteriormente mencionados, y le da al despiadado asesino una personalidad verdaderamente descojonante. Dave Bautista está graciosísimo, bastante mejor que en la primera parte. La mayoría de las carcajadas vienen por su culpa, apoyándose en ese entendimiento literal de todas las situaciones, lo que aquí está llevado al límite, traduciéndose en una comunicación directa y sin tapujos de todo lo que piensa u opina. Una gozada cuando una conversación se pone tensa o hay secretos de por medio. Y especialmente en su relación con Mantis (Pom Klementieff), una agradable y adorable sorpresa que también tiene su parte en el humor de la cinta.

En cuanto a Baby Groot (Vin Diesel), está hecho para ser lo adorable, simple y llanamente. Ya desde los primeros títulos de créditos se gana nuestro corazón (una secuencia para recordar), y no lo suelta durante todo el visionado. Maravilloso ver cómo reacciona a todo, cómo trata (y le tratan) los demás, y cómo se lleva muchos de los momentos cómicos del filme.

¿Dónde están los papeles de adopción?

En serio, qué bien llevado todo a nivel de guión de personajes. Y qué bien dirigidos muchos de sus momentos, con un Gunn desatado en la dirección que nos obsequia con planos preciosos (color por doquier), verdaderas catarsis de las emociones de los personajes, y de paso de las nuestras propias. La peli está hecha tanto para molar a tope como para tener el corazón en un puño, especialmente en un clímax final que gana más por lo que supone para los personajes que por cómo está realizado. No quiere decir con ello que la acción sea mala, ni mucho menos. Los Guardianes de la Galaxia siguen teniendo escenas de acción vistosas e imaginativas, muy divertidas, viniéndose ahora mismo a mi mente la de la nave de los saqueadores, por ejemplo. Todo aderezado con la potente selección musical del ‘Awesome Mix Vol. 2’, que Gunn sigue utilizando como narración e identificación con lo que viven los personajes. Y que además mola lo que no está escrito, vaya (gracias por ‘Guardians Inferno’. De verdad. El mundo la necesitaba).

Le deja a Tyler Bates la composición más clásica, como hizo anteriormente. E igualmente el compositor consigue buenos resultados, con la reiteración del leitmotiv del equipo, pero también innovando con nuevos temas que le vienen como anillo al dedo a los momentos más emocionales, y a los más oscuros. Está que se sale, con un trabajo épico.

Por último, destacar que la película no se queda corta en referencias, guiños y demás. Se podría decir que todas las películas del estudio los tienen, pero aquí… bueno, lo dicho, es Gunn en estado puro, con lo que tenemos apariciones, frases y miles de detalles molones por doquier. Ah, y posiblemente contemos con uno de los mejores (sino el mejor) cameos de Stan Lee, que además amplía la mitología del UCM (de verdad, veo cosas como esas y pienso que Marvel puede hacer ya lo que quiera, que el gran público lo va a aceptar). Y ojo, porque al acabar tenemos nada más y nada menos que 5 escenas post-créditos, así que no os salgáis hasta el final (lo cual no es ningún suplicio, pues hasta los créditos finales molan un montón y tienen bastantes detallitos guays).

No seré tan tópico de decir que ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ es la mejor película de Marvel Studios, básicamente porque no lo pienso y hay varias más por delante. Pero, ¿de las mejores? Sí. ¿Mejor que la primera? Dalo por hecho. Más divertida, más emotiva, más emocionante. Gunn sigue haciendo que estos pringaos nos importen, que les queramos, y que deseemos ver más de ellos. Como Guardianes de la Galaxia, y como familia.

En 2014, James Gunn llevó al cine la adaptación del grupo de Marvel conocido como los Guardianes de la Galaxia, en una película buenrollera y muy divertida. Ahora, el director y el grupo vuelven con una secuela que pintaba muy bien con los tráilers y adelantos, y me alegra confirmar que así es, pues la cinta que nos ocupa se posiciona como una de las mejores películas que nos ha brindado Marvel Studios. Un blockbuster fantástico, divertido, graciosísimo y emotivo. Justo lo que se merecían estos pringaos que ya se ganaron nuestro corazón, y que aquí vuelven a recordárnoslo. Si…

NOTA

EXCELENTE - 9

9

EXCELENTE

Vuelven los mayores pringaos de la galaxia con una película con la que disfrutarás a tope, de las mejores de Marvel Studios. Cómica y emotiva a niveles galácticos, James Gunn vuelve a traernos a los mejores Guardianes.

User Rating: 4 ( 2 votes)

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com