Inicio / Críticas / Crítica de Serie | ‘Luke Cage’ – 1ª Temporada

Crítica de Serie | ‘Luke Cage’ – 1ª Temporada

Tras llegar a Netflix ‘Daredevil’ y ‘Jessica Jones’, series del universo cinematográfico de Marvel que encontraron su propio hueco y tono en el servicio en streaming, llegó la tercera serie protagonizada por el Defensor de la piel antibalas: ‘Luke Cage’. Ya vimos un primer vistazo del personaje en la serie de Jessica, y con la suya se expande la historia del apodado “Power Man”, a la vez que encuentra un estilo propio fácilmente reconocible. Sin embargo, la producción está por debajo de la de la detective con superpoderes, y a años luz de una obra excelente como es ‘Daredevil’. Sí, ‘Luke Cage’ es la peor serie Marvel/Netflix hasta el momento. Sin embargo, no es un completo despropósito, y por momentos es notable. Son sus fallos de guión, sobre todo, los que hacen que la serie no brille tanto como se mereciera el héroe de Harlem.

Colter aprueba como héroe con su Luke Cage.

Desde el primer episodio se comprueba que la serie derrocha una gran personalidad, que se basa sobre todo en la fotografía y la música. Sobre lo primero, ‘Luke Cage’ hace un fuerte uso del color amarillo, apoyado sobre todo en la iluminación, cuyo objetivo es identificar al héroe con la serie. No es nada nuevo, pues ya se hizo con el morado/púrpura en ‘Jessica Jones’ y con el rojo en ‘Daredevil’. A ello se le suma un añadido que quizás pasara más desapercibido en las anteriores producciones: la música. En la serie de “Power Man” nos encontramos con un extenso abanico de la llamada música negra, desde el hip hop hasta el blues. Es un elemento que explotan hasta la saciedad, en pos de obtener su propio estilo macarra y de rendir homenaje a la cultura negra, cimiento del barrio neoyorquino de Harlem, y realmente dota a la serie de molonidad. Aunque a veces se pasen de lo recomendado. Y es que, al igual que marcan su personalidad, también saturan, y se echan en falta más momentos de silencio o serenidad. Porque los personajes pueden estar teniendo una simple conversación, pero fijo que de fondo escuchamos un musicote que se viene muy arriba, y que hasta desentona con lo que estamos viendo. Al igual que ocurre con las referencias forzadas a la cultura negra, metidas con calzador en cualquier conversación; da la sensación de que los personajes están recitando datos de Wikipedia como si no hubiera un mañana. Y, de verdad, entiendo y me parece genial que quieran expresar todo ese estilo, pero sin pasarse. Porque, sinceramente, me dan igual todos esos planos interminables de los artistas del club de Cottonmouth, insertados sin venir a cuento en montajes (montaje mediocre, por cierto) junto con otra acción más importante en la historia. Da la sensación de que su función no es otra que la de rellenar, y es comprensible, pues esto nos lleva a otro de los puntos negativos de la serie: su excesiva duración. No podría decir lo mismo, de nuevo, de ‘Daredevil’ (no se parecen en nada, pero por antecedentes la comparación es inevitable), donde los 13 episodios que la componen suelen ser, en mayor o menor medida, indispensables, y forman un todo orgánico. Esto no ocurre en ‘Luke Cage’, donde el conflicto principal, el cual evoluciona pero no cambia totalmente, podría haberse resuelto en la mitad de episodios, lo cual conlleva a un inevitable alargamiento, donde los personajes marean la perdiz y simplemente “les pasan cosas” hasta que toca el próximo punto importante. Con todo, he de decir que la serie ni se me ha hecho excesivamente lenta (y eso que es evidente que se toma su tiempo, por el motivo mencionado), ni me ha aburrido, dos de las críticas negativas más sonadas.

‘Luke Cage’ debería llamarse ‘Mahershala Ali y sus risotadas’.

La cosa es que ‘Luke Cage’ es una serie notable, al menos hasta la mitad de temporada. Quitando el tema de hacer tiempo, lo que ocurre es medianamente interesante, y los personajes nos importan en mayor o menor medida. Tenía dudas respecto a si Mike Colter llevaría bien una serie propia, pues Luke Cage me gustó como secundario, como complemento de Jessica, pero no vi entonces suficiente atractivo o carisma en el personaje como para que pudiera soportar el protagonismo absoluto. Y satisfactoriamente, aunque sin descubrir ningún portento, me equivocaba. Luke no es que sea un personaje ultra complejo, o tenga un carisma desmesurado, pero mola lo suficiente, y Colter está correcto. Es un buenazo que sólo quiere lo mejor para su gente (de hecho, la muerte de un amigo es el catalizador para que empiece a repartir estopa por las calles). Y, aunque en ocasiones peque de ser demasiado plano, se le da un trasfondo y conocemos más sobre su pasado (el episodio dedicado a su origen es genial). Lo dicho, no es un gran personaje, pero vería más de él, sin esperar mucho a cambio.

Los que roban el show totalmente son Misty Knight y Cottonmouth. La primera es una inspectora de policía obstinada en perseguir la justicia al precio que sea, directa, algo borde, y muy inteligente. Junto a Cage es la que pondrá en jaque a los villanos, y resulta esencial en la “parte legal” del conflicto. Además, Simone Missick es de las mejores intérpretes del reparto. Como le ocurre a Mahershala Ali y su Cottonmouth. Llegamos a lo mejor de la producción, sin duda alguna. El gángster y principal villano en gran parte de la serie, es un criminal cruel e impulsivo, aunque con un derroche de carisma brutal, todo gracias a un Ali que se lo pasa pipa. El Wilson Fisk de ‘Luke Cage’, en su versión light, con un matiz de humanidad en su origen que lo enriquece como personaje. Lástima que se desperdicie de esa forma en la segunda mitad, donde cobra relevancia un villano de opereta, un auténtico chapucero como es Diamondback (Eric LaRay Harvey). El que se supone némesis personal de Luke, llega con misterio y con promesas de que se lo va a hacer pasar mal al protagonista. Y sí, de hecho lo hace, pero porque lo dice el guión. Porque tampoco es que tenga las cosas muy claras, este Diamondback. Va haciendo cosas para joderle la vida al bueno de Luke, y si éstas tienen consecuencias, pues ya pensará cómo salen. Total, tampoco es que le vaya la vida en ello. Además, el tío tiene una seguridad en sí mismo irritante, como el tonto que se cree listo, acompañada de una personalidad difícil de digerir, exagerada y payasa. Un imbécil insoportable, vaya. Y como guinda al pastel le ponen un traje que es la cutrez. Todo ello hace que nos vayamos con un malísimo sabor de boca por la parte villanesca al finalizar la serie.

Para completar el abanico de personajes principales, tenemos a Mariah Dillard (Alfre Woodard), prima de Cottonmouth cuyos tejemanejes políticos no interesan lo más mínimo, y aunque adquiere un nuevo matiz en la segunda mitad, tampoco es que ello potencie demasiado al personaje. Empieza siendo odiada y termina siendo odiada. Respecto a Woodard, hace un trabajo por momentos bueno, por momentos exagerado.
También tenemos a Shades, segundón que irá adquiriendo importancia y que siempre consigue tener carisma gracias a la divertida interpretación de Theo Rossi (parece que se esté riendo y que todo le importa un carajo incluso en las situaciones más peliagudas).
Y cabe mencionar la aparición de una Claire Temple (Rosario Dawson), que no sólo sigue sirviendo de unión entre las series Marvel de Netflix, sino que es un personaje activo y que termina estableciendo un vínculo con Cage, lo cual es de agradecer, pues la pareja tiene química.

Misty Knight es de lo mejor de la serie.

Para terminar, y como comentaba más arriba, la serie pega un bajonazo enorme en su segunda mitad. A la aparición del inútil de Diamondback, se le une una sucesión de momentos fuera de lugar, que no suponen otra cosa que un desvarío enorme. Porque la serie está llena de golpes de impacto sin preparación previa, exagerados y no muy lógicos, que son una constante en la recta final. Ni siquiera en la acción, que, adaptada a los poderes de Cage y a los enemigos a los que se enfrentaba, es algo comedida, consigue sorprender el desenlace. Realmente, no sé en qué pensaron los guionistas, y es una lástima, pues la serie contaba con elementos y personajes (los que la hayan visto sabrán de lo que hablo) suficientes para haber mantenido un nivel como mínimo decente en sus últimos episodios, y no haber hecho esa ridiculez potenciada por el patético villano.

Cubo de basura-man.

Con una amarga sensación, y posiblemente por ello con ganas de ver algo más (bueno) de Luke, finaliza la primera temporada de la serie, la cual, como habéis visto, podría haber dado mucho más de sí. Con todo, quiero romper una lanza a favor, pues aunque tiene defectos, en general ni tan mal. Entretenida y aceptable, y tampoco es que se le note que quiera aspirar a mucho más. A ver qué tal ‘Iron Fist’, pues le están lloviendo palos por doquier, y tampoco es que lo tenga muy difícil para superar a ésta…

Tras llegar a Netflix ‘Daredevil’ y ‘Jessica Jones’, series del universo cinematográfico de Marvel que encontraron su propio hueco y tono en el servicio en streaming, llegó la tercera serie protagonizada por el Defensor de la piel antibalas: ‘Luke Cage’. Ya vimos un primer vistazo del personaje en la serie de Jessica, y con la suya se expande la historia del apodado “Power Man”, a la vez que encuentra un estilo propio fácilmente reconocible. Sin embargo, la producción está por debajo de la de la detective con superpoderes, y a años luz de una obra excelente como es ‘Daredevil’. Sí,…

NOTA

ACEPTABLE - 6

6

ACEPTABLE

'Luke Cage' es, hasta ahora, la peor de las producciones de Marvel y Netflix, pero con todo se puede disfrutar (sobre todo en su primera mitad), a pesar de sus varios defectos e idas de olla.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com