Inicio / Críticas / Crítica de Serie | ‘Iron Fist’ – 1ª Temporada

Crítica de Serie | ‘Iron Fist’ – 1ª Temporada

El pasado viernes llegó a Netflix la serie del último defensor antes de la producción coral, la que nos presenta al guerrero conocido como Puño de Hierro: ‘Iron Fist’. La serie, que al parecer es la que más problemas ha tenido de planificación y presupuesto del paquete Netflix/Marvel, obtuvo muy malas críticas antes de su estreno, y la verdad es que, a mi juicio, son injustas, pues aunque se notan sus limitaciones y está muy desaprovechada en ciertas cosas, también tiene aciertos y elementos disfrutables. No es una gran serie, para nada, pero tampoco es una mediocridad. Incluso es un pelín mejor que ‘Luke Cage’. Así que, si quieres saber más, recarga tu chi y sigue leyendo.

Para empezar, ‘Iron Fist’ padece el síndrome de los 13 episodios que ya tuvieron ‘Jessica Jones’ y ‘Luke Cage’ (‘Daredevil’ no, a esa no le sobra nada), los cuales no son absolutamente necesarios para el arco principal, y llevan a tramas y situaciones de relleno que no tienen la más mínima repercusión. Sin embargo, y al igual que me pasó con la serie de “Power Man”, no me ha parecido nada aburrida, como decían muchas voces. Es entretenida, tiene ritmo y giros que enganchan (algunos más gratuitos que otros). Tarda en arrancar, eso sí, y hasta el cuarto episodio no tenemos a Danny Rand (Finn Jones), el protagonista, preparado para hacer frente al conflicto principal con La Mano. Ya conocimos a este grupo criminal con raíces orientales en la segunda temporada del Diablo de la Cocina del Infierno, donde adquirió un mayor protagonismo, y aquí lo vuelve a hacer, pues son los villanos de la función a quien debe derrotar, como misión impuesta, el Iron Fist. Un Danny Rand que soporta bien el peso protagonista, con el carisma necesario para que nos interese lo que le pasa y su evolución. Porque, a pesar de tener el rango de protector de K’un-Lun (la ciudad donde se entrenó), éste tiene dudas y es bastante inocente, aunque también impetuoso, costándole dominar unos subidones de agresividad cuando la situación escapa a su control. A veces demasiado, todo hay que decirlo, porque en más de una ocasión Danny llega a un punto en el que está perdidísimo, y parece más un pelele en manos (je) de un enemigo controlador. Puede que sea intencionado para dar esa imagen de “héroe imperfecto”, pero da la sensación de que los responsables no tienen un rumbo marcado en todo momento, de que hay desvíos en el camino principal, que a la serie le cuesta encontrar. Afortunadamente, como he dicho, Danny es lo suficientemente carismático, y Finn Jones hace un buen trabajo en general, aunque se notan sus limitaciones en momentos más exaltados.

La acción se ve perjudicada por la dirección y el montaje.

Como héroe de acción, Danny Rand funciona a ratos. No por culpa del actor, que al parecer contaba con poco tiempo para aprenderse las coreografías, como consecuencia de la rapidez que precisaba la producción. Cuando dejan un plano largo y se ve que es él y no un doble, se nota el trabajo entrenado. El problema es de la dirección y montaje. Con ‘Iron Fist’ nos encontramos un personaje y una serie cuya acción se basa en las artes marciales, pero que no se luce todo lo que gustaría en ese aspecto. Peleas llenas de cortes y de muchos planos hacen que las secuencias de lucha pasen sin pena ni gloria, provocando indiferencia. Y cuando lo hacen bien se nota que hay buenas coreografías y que hay potencial; brillaría con una mejor ejecución, no me cabe duda. También os digo que es algo que se va mejorando en la recta final, donde sí encontramos escenas de lucha más memorables.

Por otro lado, encuentro muy desaprovechada toda la mitología respecto al Iron Fist. No sólo me hubiera gustado ver más el poder del puño en acción (que lo usa para romper puertas y poco más, en momentos contados. Para pelear, ni rastro), también hubiera estado bien mostrar algo más de esa mitología que parece tener el personaje. Y es que, todo lo que conocemos de K’un-Lun y sus métodos de entrenamiento es de boca de Danny. Hubiera estado genial un episodio de origen, de su pasado en el misterioso monasterio, porque apenas conocemos cómo se convirtió en lo que es actualmente. Es algo que las anteriores series tenían y aquí se ha notado su ausencia. Por no hablar de la decisión de no darle un traje a Danny, aunque fuera un “intento de”. Me desentona bastante ver a un tío normal y corriente en chándal negro pegarse contra adversarios variopintos o pseudoninjas con hachas y katanas. Además, que el traje de Puño de Hierro en los cómics mola mazo. Esperemos que lo arreglen en ‘The Defenders’, porque si no el pobre Matt Murdock va a parecer tontito siendo el único disfrazado rodeado de gente con ropa de calle (lo de Luke y Jessica es razonable).

“A ver cuándo me libro de estos pelmazos y me voy a hacer KUNG FU”.

Junto a Danny tenemos a varios personajes secundarios, que interesan más o menos. La que más sale ganando es Colleen Wing (Jessica Henwick), que es una mezcla perfecta entre adorabilidad y ferocidad, y que hace una pareja genial con Danny. Además, guarda una sorpresa que rebotará en su relación con éste. Podría haberse potenciado más su giro, respecto a su relación con Danny, pero tal y como está ya es mínimamente interesante.
También le ayudará en su lucha la ya conocida Claire Temple (Rosario Dawson), con su inclusión más forzada en una serie Marvel/Netflix de las cuatro que llevamos. En serio, literalmente se une al grupo acoplándose a un almuerzo.

Peor parados salen los Meachum, amigos de la infancia de Danny y actuales dueños de su empresa, Rand. Con estos dos hermanos se nos muestra los tejemanejes empresariales, algo que, en esta serie, no tiene el menor atractivo. Entiendo que quieran dar a Danny una conexión con su antiguo hogar, pero es que sus momentos carecen de interés, y Joy (Jessica Stroup) no puede ser más insulsa. Respecto a Ward (Tom Pelphrey), es un tipo algo más interesante, porque tiene mayor conexión con la trama principal, y aunque al principio sea odioso, he de decir que me ha acabado gustando, y su evolución no está mal. Aunque el tema de las drogas sobra totalmente, y si lo quitas no pasa absolutamente nada. Pero, ya sabéis, algo tendrían que hacer con él hasta la recta final.
También nos encontramos con Harold Meachum (David Wenham), sujeto que por su condición resulta misterioso, pero que podría haberse aprovechado más si hubiera tenido una evolución más constante y no haber tenido ese giro gratuito a mitad de temporada que sólo sirve para hacer algo de tiempo. Aunque Wenham hace muy bien de manipulador sin escrúpulos, y su rol aporta unos toques de humor ácido que le vienen estupendamente.

En cuanto a La Mano, si en la segunda temporada de ‘Daredevil’ se mostraba lo siniestros que podían llegar a ser, aquí somos testigos del enorme control que tienen en Nueva York, liderados por una omnipresente e imponente Madame Gao (Wai Ching Ho), y añadiendo algunos villanos más olvidables. Supuestamente, los Defensores deberán enfrentarse a esta organización, y aquí se han plantado las semillas que puede que germinen amenazadoramente en la serie coral.

‘Iron Fist’ tiene buenos personajes que a menudo se mueven sin un rumbo fijo en la trama.

En cuanto a otros apartados técnicos, me resulta raro que ‘Iron Fist’ no se identifique del modo en el que lo hacen las demás series del paquete con un color, apoyado en la fotografía. Ya sabéis, ‘Daredevil’ = Rojo, ‘Jessica Jones’ = Púrpura y ‘Luke Cage’ = Amarillo. Aquí debería ser verde, aunque no es que se potencie mucho el color, ni con la iluminación ni con nada. Es más, curiosamente diría que el azul tiene más protagonismo. En fin, cosas en las que me fijo porque soy así de especialito. Sea como fuere, la producción tiene la fotografía más discreta de las cuatro series, bastante estándar y nada llamativa. No puedo evitar pensar de nuevo si el presupuesto tiene la culpa. Porque no sólo flojea en esto, también lo hace en cosas como el CGI (ese águila cutrón) o las localizaciones (las montañas nevadas de K’un-Lun o del estudio más cercano). Por problemas como éstos si comparamos en ambientación con sus predecesoras, incluso saldría perdiendo contra ‘Luke Cage’. Afortunadamente, la música, aunque no sea una maravilla ni destaque especialmente, sí que tiene un tema principal reconocible. Si sonara más fuerte en su intro, dejaría huella. Porque, aunque visualmente es chula, la intro termina resultando algo sosa y es la peor de las series Marvel/Netflix hasta el momento.

A ver qué les costaba ponerle un kimono parecido a éste, con una máscara y va que chuta.

La verdad es que, aunque no está mal, ‘Iron Fist’ me ha gustado menos de lo que hubiese querido, pues tanto el personaje como el tema tienen potencial de sobra para dar algo del nivel de ‘Daredevil’. No obstante, el poco entusiasmo no ha hecho que me baje el gran hype que tengo ahora mismo por ‘The Defenders’. Esperemos que Puño de Hierro se luzca más en ésta próxima, o que se corrijan los defectos de los que aquí peca en su probable segunda temporada.

El pasado viernes llegó a Netflix la serie del último defensor antes de la producción coral, la que nos presenta al guerrero conocido como Puño de Hierro: ‘Iron Fist’. La serie, que al parecer es la que más problemas ha tenido de planificación y presupuesto del paquete Netflix/Marvel, obtuvo muy malas críticas antes de su estreno, y la verdad es que, a mi juicio, son injustas, pues aunque se notan sus limitaciones y está muy desaprovechada en ciertas cosas, también tiene aciertos y elementos disfrutables. No es una gran serie, para nada, pero tampoco es una mediocridad. Incluso es un…

NOTA

ACEPTABLE - 6.5

6.5

ACEPTABLE

Con 'Iron Fist' volvemos a tener otra serie Marvel/Netflix que es correcta, sin llegar a más. Molona en varios aspectos, desaprovechada en otros tantos.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com