Inicio / Críticas / Crítica de Serie | ‘Mr. Robot’ – 1ª Temporada

Crítica de Serie | ‘Mr. Robot’ – 1ª Temporada

MrRobot-Crítica-1

El verano pasado se estrenó una serie que últimamente está dando mucho que hablar, la creación del guionista y director Sam Esmail, desconocido mayormente hasta el estreno de la producción de la que hoy hablamos: ‘Mr. Robot’. Con ella, Esmail nos introduce de lleno en una trama informática con los hackers como protagonistas, aunque creedme cuando os digo que la producción va mucho más allá de los entresijos del software. ‘Mr. Robot’, sobre todo, nos introduce en la psique de Elliot (Rami Malek), su protagonista, y lo hace de una forma tan adictiva como fantástica. Actualmente se está emitiendo su segunda temporada tras una primera parte alabada por público y crítica, y no es para menos, pues nos encontramos ante un producto de alta calidad seriéfila. Si quieres conocer más detalles, sigue leyendo… si es que fsociety aún no te ha hackeado, claro.

MrRobot-Crítica-2
Elliot (Rami Malek) y Mr. Robot (Christian Slater). El segundo será el motor que libere y haga moverse al primero.

Con ‘Mr. Robot’ nos encontramos en su parte más superficial con una historia de hackers como muchas otras, con un toque de thriller y con mucha intriga. Tenemos un protagonista, Elliot Alderson, un talentoso hacker que a su vez tiene graves problemas para relacionarse con la sociedad, así como traumas mentales que mitiga con la ayuda de la morfina. No es que sea el ejemplo a seguir, pero su monótona vida de trabajo en Evil Corp (E Corp, en realidad, pero nuestro protagonista la llama así porque no es que sea muy amigo de las grandes corporaciones) cambia el día en el que fsociety (clara inspiración de la organización Anonymous) se introduce en su existencia. fsociety es un grupo de hackers que atacan a la empresa parte de Evil Corp donde trabaja Elliot, Allsafe, pero más allá de causarle problemas, le liberan en cierta forma, pues dan pie a todos los acontecimientos futuros de la serie. En especial es el personaje de Mr. Robot (Christian Slater) el encargado de empujar (je) a Elliot, a librarle de sus ataduras y represiones y a desarrollarlo como personaje. Y vaya desarrollo. A medida que avanzamos, la trama estará llena de situaciones y giros que harán las delicias del espectador, impactando totalmente hacia el final de temporada. Es el resultado de tener como protagonista un personaje tan complejo como el señor Alderson (posiblemente un guiño a ‘The Matrix’), pero a la vez muy bien escrito e introducido. Es complicado sumergirse en la psique de un personaje con graves problemas mentales, pero ‘Mr. Robot’ lo consigue con algo tan sencillo como la voz en off, en la cual Elliot nos habla directamente a nosotros, que supuestamente somos un producto de su imaginación. Tan simple como eficaz, y es que de este modo se consigue algo complicado a priori: que conectemos y empaticemos con el manojo de líos mentales que es. De este modo sabemos todo lo que se le pasa por su cabeza, pero a la vez desconocemos todo lo que él no sabe… o al menos casi siempre, pues esta regla se rompe en escenas donde él no aparece y sí lo hacen otros personajes. Es algo que contradice un poco el concepto original, y quizás no sea tan necesario dado el hecho de que todos los personajes secundarios están únicamente para condicionar a Elliot. Pocas veces veremos un desarrollo sustancial en los demás, si acaso se libran de ello Angela (Portia Doubleday) y Tyrell (Martin Wallström), que son los que tienen un arco más formado, aunque, como digo, todo está relacionado con las acciones de Elliot, el eje principal. Un eje fantásticamente interpretado por Rami Malek, actor menor que había visto de secundario en producciones como ‘Need for Speed’, y que aquí hace un trabajo inmenso. Distante, nervioso, frío, pero a la vez con un toque de ternura, Malek deja un personaje difícil de interpretar en todos los aspectos, pero con el que quieres ciertamente pasar más tiempo. Uno de esos muchos casos en los que un actor desconocido expande todo su talento en una serie de televisión.
El resto de secundarios hacen igualmente un buen trabajo, pero, como les pasa a sus roles, giran alrededor de la órbita de Malek, quien les hace sombra a la mayoría. Lógico e inevitable.

MrRobot-Crítica-3
La cuidada fotografía es tan atractiva como útil a la hora de narrar.

Pero no sólo del contenido vive ‘Mr. Robot’. La producción dispone de unos aspectos formales potentes y atractivos, que refuerzan (y hasta retroalimentan) lo que quiere contar la serie. Mucho se ha hablado de la similitud al ‘estilo Fincher’, y ciertamente la historia introspectiva y con sorprendentes giros está apoyada en una dirección sofisticada a la par que directa, y una fotografía fría, donde predominan las tonalidades grises y verdes. De este modo se crea una ambientación pesada, plomiza, pero para nada aburrida. Un poco como estar en la cabeza de Elliot (volvemos al mismo objetivo, la serie lo hace muy bien): somos espectadores de algo gris, como lo es la sociedad para el señor Alderson, pero a la vez sentimos el inevitable interés de fisgonear en el universo de la serie, como para él lo es el hacerlo en las vidas de sus allegados mediante el hackeo de sus redes sociales y correos. Porque ‘Mr. Robot’, más allá que de piratear el software de grandes compañías, trata de piratear el software de las personas. ‘Mr. Robot’ va de hackear a las personas. Y eso para Elliot es muy fácil, pues todas (él en especial) están llenas de debilidades. Es algo que el propio guión nos dice, pero que, reitero, la dirección refuerza. Por ejemplo, no son casualidad esos planos que inevitablemente llaman la atención, donde el personaje que habla aparece de pecho para arriba y en una esquina del mismo, dejando un tremendo espacio “vacío”. Es algo que se repite hasta la saciedad, centrar el punto de atención en una parte pequeña, y dejar el resto sin elementos llamativos, y de forma desenfocada a veces, pues no quiere que te fijes en el fondo más de lo necesario. ¿Para qué entonces? Para aislar a los personajes. Para hacerlos más débiles, apreciar lo vulnerables que son, lo fáciles de hackear que pueden ser. Porque la serie se encarga de mostrarnos, a través de los ojos de su protagonista, lo podrida que está la sociedad, siendo, también, una crítica a la misma y un condicionante más en la personalidad de Elliot.
Del mismo modo, la forma facilita la inmersión en la mente de Elliot en momentos clave gracias a un montaje directo, rápido y que va a saco, con cortes abruptos que nos ponen en situación rápidamente. Es algo que, también, dota de ritmo a una serie que ya de por sí es algo lenta (pero para nada aburrida, que hay gente que piensa que son sinónimos).
La guinda del pastel en los aspectos técnicos es una banda sonora compuesta por Mac Quayle que se hace notar. Tecnológica, introspectiva, distante, a veces psicótica… Otro aspecto que narra a la vez que las imágenes y los diálogos, acompañada de una selección de canciones no originales que hacen lo propio en ciertos momentos.

Y sí, me he liado a hablaros demasiado de los personajes y de la narración visual, igual me he ido por las ramas demasiado, pero bueno, realmente son las lecturas que le saco a todo ello, motivo por el que el primer contacto con la serie me ha gustado tanto. Respecto a los temas informáticos, obviamente también hay jerga del estilo y demás, pero nada preocupante; la serie no se pierde en tecnicismos más de lo necesario, y los tejemanejes hackers resultan fáciles de seguir. Además, es un gustazo reparar en multitud de guiños de la “cultura hacker” (por llamarla de algún modo) a los que la serie hace referencia (la inspiración en Anonymous, los títulos de los discos donde Elliot “guarda” a las personas, su película favorita…).

maxresdefault-1
La máscara de fsociety es una mezcla entre la de Guy Fawkes de ‘V de Vendetta’ y el señor del Monopoly.

La primera temporada termina con un cliffhanger y varios misterios (la situación y papel final de algunos personajes) que hacen que nos entren unas ganas tremendas de empezar con la segunda, actualmente en emisión. Yo me estoy aguantando y la veré de corrido cuando esté completa, así que seguramente volveréis a ver a Mr. Robot por estos lares. De momento no puedo más que recomendaros una serie a la que pocos “peros” le he encontrado, que va más allá de una simple trama de hackers, y que resulta un ejercicio la mar de satisfactorio en cuanto a introspección de personajes y narrativa visual.

El verano pasado se estrenó una serie que últimamente está dando mucho que hablar, la creación del guionista y director Sam Esmail, desconocido mayormente hasta el estreno de la producción de la que hoy hablamos: ‘Mr. Robot’. Con ella, Esmail nos introduce de lleno en una trama informática con los hackers como protagonistas, aunque creedme cuando os digo que la producción va mucho más allá de los entresijos del software. ‘Mr. Robot’, sobre todo, nos introduce en la psique de Elliot (Rami Malek), su protagonista, y lo hace de una forma tan adictiva como fantástica. Actualmente se está emitiendo su…

NOTA

MUY BUENA - 8.5

8.5

MUY BUENA

La creación de Sam Esmail funciona a las mil maravillas siendo tanto un thriller de hackers como la evolución de un complejo protagonista. Enorme Malek. La dirección y fotografía son magníficas.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com