Inicio / Críticas / Crítica de Serie | ‘Daredevil’ – 1ª Temporada

Crítica de Serie | ‘Daredevil’ – 1ª Temporada

Daredevil-Crítica-7

El año pasado las adaptaciones del universo Marvel al formato audiovisual llegaron a la cadena Netflix, con el estreno de ‘Daredevil’. Antes de ‘Jessica Jones’, y de la producción de las demás series que conformarán el grupo televisivo de los Defensores, el primero en llegar fue el diablo de la Cocina del Infierno, con una serie excelente en todos los niveles. Tal es así que, declaro sin temor a equivocarme, ‘Daredevil’ es la mejor serie de superhéroes actual (que aprenda The CW), uno de los mejores productos del Universo Cinematográfico de Marvel y una de las mejores series en general de la actualidad. Oh, sí, subrayo esto último una y mil veces. Porque la cruzada de Matt Murdock contra el crimen en el canal en streaming que es Netflix es un producto donde todo está cuidado al detalle, donde el guión nos deja tramas y personajes que se desarrollan que da gusto, guiadas con una factura técnica que ya quisieran muchas cintas del género con mucho más presupuesto.

Daredevil-Crítica-1
Ver a nuestro héroe en cualquier momento de acción es bastante emocionante.

 

Os lo digo desde ya: no he leído nada de Daredevil (de momento). Juzgo esta serie por lo que es, como siempre hago, solo que en esta ocasión con más razón, pues sobre el papel no he tenido ninguna experiencia con el personaje. Sin embargo, es un superhéroe que me gusta bastante, pues estoy familiarizado con su mitología básica. Así pues, dudo que alguien aficionado al género, fan incondicional o no del diablo de la Cocina del Infierno, quede insatisfecho con la primera temporada de esta serie. En ella se nos presenta a un Matt Murdock que ya está en plena lucha contra el crimen, con un tan improvisado como molón traje negro muy alejado del rojo original. Es un punto a favor, que nos mete de lleno en la acción desde el mismo piloto, sin perder el tiempo torpemente en el origen del héroe. No obstante, los datos necesarios de su creación, así como más detalles que enriquecen su mitología se nos van mostrando ágilmente durante la temporada, a modo de flashbacks, incrustados en el momento necesario. Esto no es ‘Arrow’, donde en cada capítulo debe haber una serie de analepsis obligatorias, dando lugar a relleno e invención de tramas del pasado que muchas veces entorpecen el ritmo. Aquí habrá episodios donde no se nos muestre ningún flashback, y otros que estarán dedicados exclusivamente a desarrollar cierto aspecto de algún protagonista incidiendo con regularidad en su pasado. De este modo se consigue una narración bastante sólida, la serie te va contando lo necesario en el momento preciso, para establecer la carga emocional necesaria a la hora de que estallen los conflictos que se han ido planteando. Todo encaja como un reloj, y cuando ocurren giros inesperados (que los hay) no resultan ilógicos o fuera de lugar, pues se nos ha ido preparando el camino hasta llegar a ellos, aunque no los viésemos venir. Es una obra que sabe sorprender, sin por ello renunciar al buen hacer en un guion que es impecable.

Daredevil-Crítica-4
Charlie Cox hace una interpretación estupenda de Matt Murdock. Un protagonista inmejorable.

 

Un guion que más que desarrollar tramas, desarrolla personajes, inherentes a las mismas. O se podría decir al revés: todo lo que ocurre lo hace en función del abanico de roles, los cuales son todos geniales y el reparto sabe llevar a la perfección. Pero, de entre todos ellos, destacan dos en especial.
Empecemos con Matt, no obstante es el protagonista. Un abogado que lucha contra el crimen por las noches, gracias a un “don”, como se recalca: el súper desarrollo de sus sentidos, en sacrificio del de la vista. Algo que queda muy bien representado, sin artificios exagerados (¿recordáis la peli de Ben Affleck y el tema de la lluvia? Pues eso), sino de forma sutil y… creíble. Como personaje Matt no podría tener más carisma para enganchar al espectador. Además, a la vez que se le define desde el primer momento también se le pone en situaciones de dilemas morales que aportan interés al héroe, y que conforman su evolución. ¿Estará dispuesto a cruzar la línea y matar con tal de salvar su ciudad? Es el principal conflicto en el que se pone a Daredevil al hombre de la máscara, entre otros menores, como la confianza en sus aliados o en sí mismo. Todo un gustazo ver cómo se desenvuelve en ello un hombre justo, pero con cierta oscuridad interior como es Matt Murdock, interpretado por un Charlie Cox que está estupendo y hace suyo al personaje. Hay momentos en los que parece ciego de verdad, sin lentillas ni tonterías, sólo con poner la vista perdida. Otra elección de casting magnífica en el UCM.
Pero no sólo lo tenemos a él en el lado de los “buenos”. Matt se rodea de gente como su inseparable amigo y socio Foggy Nelson (Elden Henson) y su secretaria Karen Page (Deborah Ann Woll). Juntos conforman un trío que es carisma y química puro, cuya conversación más trivial es un deleite de ver. Te encariñas bastante con ellos, y de este modo te afecta más cuando todo se tuerce y les da de lleno en la cara (que no son pocas veces).

Y venga, vamos, hablemos del villano. ¿El mejor villano del UCM? Posiblemente. Kingpin. Wilson Fisk. ¿Y por qué es de lo mejor de la serie? Remontémonos al inicio de la temporada: Fisk no se nombra en los primeros episodios. Sabemos que hay alguien que es el jefe del cotarro y del crimen organizado, pero nada más. Está en las sombras. Hasta que le nombran por primera vez. En ese mismo episodio también le vemos por primera vez, y a partir de ahí comenzamos a conocerle. Porque Fisk no es el típico malo que quiere gobernar el mundo (o en este caso la ciudad) porque sí, por dinero o algún bien material. No, Wilson es un psicópata, cuyo mayor problema es que no lo sabe, y cree que lo que hace es lo correcto, a pesar de que sus acciones sean atroces en muchas ocasiones. La personificación de que “el fin justifica los medios”. Quiere lo mejor para la Cocina del Infierno, quiere que brille y que sea un lugar mejor, aunque antes tenga que verla reducida a cenizas. O eso es lo que él se hace creer. Es por ello que se capta tan bien su relación de odio con Daredevil, que poco a poco irá creciendo, pues se interpone en sus grandes planes. Esto da pie a un juego del gato y el ratón, donde Matt lleva casi siempre todas las de perder, tanto en su faceta de justiciero como en la de defensor de la ley.
Pero la importante cuestión respecto a Fisk es, ¿se dará cuenta de que en realidad es un monstruo que se miente a sí mismo?
A todo ello se suma Vanessa (Ayelet Zurer), un interés amoroso que hace que su mundo se tambalee. Supone un punto débil para él, y una oportunidad para que el espectador conecte con este psicópata que es Fisk. Y se consigue. Por medio de Vanessa nos damos cuenta de que el monstruo es también humano. Hasta llegamos a empatizar con él, por mucho que tengamos claro que lo que hace es repulsivo y que, en definitiva, es el malo.
Y seguro que me dejo muchos matices y detalles sobre el personaje, pero si no me extendería demasiado. Ya habréis podido comprobar que es un villano escrito magníficamente, a quien da vida un Vincent D’Onofrio que ES el personaje de las viñetas estéticamente, y cuya actuación es sublime. Sabe ser contenido cuando la situación lo requiere, incluso tierno en según qué momentos, y cuando el monstruo que es Fisk aparece explota de una forma brutal. El mejor trabajo interpretativo de la serie.

VINCENT D'ONOFRIO as WILSON FISK in the Netflix Original Series “Marvel’s Daredevil” Photo: Barry Wetcher © 2014 Netflix, Inc. All rights reserved.
Wilson Fisk, posiblemente el mejor villano del UCM hasta el momento, sin necesidad de superpoderes.

 

Así pues, el peso de ‘Daredevil’ recae en el mismo héroe y en Fisk, más o menos al mismo nivel, pero también hay muchos más elementos que ayudan a que la serie y su ambientación sea de lujo. Para empezar, la acción es espectacular, con coreografías basadas en artes marciales adrenalíticas, violentas y sucias (toda la serie lo es, aquí no estamos ante un producto para toda la familia). Es un gustazo verse mover a Daredevil, pegando palizas o usando el sigilo, con factores que recuerdan mucho a Batman, incluida esa trama de los ninjas que se deja en el aire y que también conforman la mitología del personaje.
Pero no sólo tendremos el aspecto físico del héroe. Matt es abogado, y como tal, la serie se empeña en mostrarnos de una forma bastante eficiente todos los líos legales a los que deberá de enfrentarse. Juicios, investigación, papeleo… Llevados a cabo por Murdock o los demás personajes, pero igual de interesante y adictivo que cuando el héroe ciego se pone la máscara.
Otro elemento interesante, del que pocos superhéroes pueden hacer gala es la religión, muy presente en un protagonista que se considera católico. No os confundáis, no estamos ante una obra que ensalce a la iglesia. La religión sirve para tratar los conflictos morales anteriormente mencionados en Matt, un matiz que lo diferencia sutilmente de otros personajes de la Casa de las Ideas y que lo hace más interesante. Y, aparte, es una de las características del personaje original, con lo que tenía que estar sí o sí.

Comentados los aspectos argumentales de ‘Daredevil’, vayamos terminando dirigiendo nuestra atención a las elementos más técnicos y artísticos. Como la IMPRESIONANTE fotografía, donde destacan las luces rojas (como no podía ser de otra forma) y amarillas, dando a la producción un estilo visual muy potente y trabajado, muy cinematográfico. Igualmente predominan los filtros oscuros, que ayudan a conformar esa ambientación sucia y agobiante anteriormente mencionada. Todo ello ayuda a formar una estética increíble, dotando a la Cocina del Infierno de entidad propia. Casi parece imposible que nos encontremos en la misma ciudad que defendieron los Vengadores de los Chitauri. Y ya que sacamos el tema, decir que sí que hay guiños al resto del UCM, aunque nada más allá de alguna mención o la portada de un periódico. Aquí no es eso lo importante.
En cuanto a la dirección, volvemos a encontrarnos con una factura de cine, de la que es responsable el showrunner, Steven S. DeKnight (‘Spartacus’). Se nota que no estamos ante una dirección pobre y rápida, para salir del paso, como en otras producciones televisivas del género. En ‘Daredevil’ se arriesga, se filman planos que son cuadros, que ayudan a que todo fluya de una forma orgánica. Quizás la única pega que le encuentro a la dirección es que muchas veces se abusa de la cámara al hombro, provocando una imagen temblorosa. ¿Intencionado? Puede ser, y entiendo que se quiera conseguir tensión y desestabilidad en según qué momentos, pero muchas veces sobra. Es el pequeño “pero” que le pongo a esta gran serie.

Daredevil-Crítica-2
La fotografía es uno de los puntos fuertes de ‘Daredevil’, logrando una ambientación bestial.

 

Seguro que me dejo algo, pues es tanto lo que daría para hablar de esta serie… Menciones especiales a Wesley, secundario de lujo y amo de las sonrisas falsas (elegante y brillante Toby Leonard Moore), la banda sonora que destaca especialmente en el tema principal de su perfecta intro, el puntazo de los “Avocados at Law”… Mil y un detallitos que unidos a “lo gordo” del asunto hacen que la espectacularidad y la emoción no paren en ‘Daredevil’. Poco hay dejado en el aire, como el si se seguirá desarrollando a Karen o no (dados sus últimos actos), de cara a su segunda temporada. Pero no os preocupéis que, con ella llegará el Castigador, Elektra y la Mano, personajes (y grupo) que seguro que os suenan mínimamente a los fans del superhéroe y de Marvel. El estreno es inminente, y yo ya me muero por ver de nuevo al diablo de la Cocina del Infierno pegando palizas a golpe de bastones.

Nota Daredevil 1T

 

Nota: Os recomiendo, si empezáis a ver o revisionáis la serie, seguir el diario que el colega y bloguero dr.indy hizo en su día en su blog, bastante jugoso y entrado más en detalles.

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com