Inicio / Críticas / Crítica de Cine | ‘Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza’

Crítica de Cine | ‘Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza’

Por fin, la espera ha llegado a su fin. 10 años después de la última película de la saga, y continuando con la historia que se cerró en 1983 con ‘El Retorno del Jedi’, la saga galáctica regresa a nuestras pantallas con ‘Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza’. La expectación era enorme por esta nueva entrega bajo la responsabilidad de J. J. Abrams (que vino de hacer un genial trabajo con la saga ‘Star Trek’), y con cada avance se intuía que esta nueva aventura sería sensacional. Pues bien, una vez vista, algo que aún parece increíble, ¿lo es realmente? La verdad es que no es tan maravillosa como el público esperaba, pero no se puede negar que nos encontramos ante una genialísima entrega, donde Abrams hace un gran trabajo homenajeando al inicio original y sentando, a la vez, las bases de una nueva aventura galáctica para una nueva generación. La Fuerza ha despertado y ‘Star Wars’, aunque con cambios, ha regresado con la misma magia que caracterizaba a la trilogía clásica.

Los nuevos personajes son todo un acierto y funcionan a las mil maravillas
Ya desde un principio nos damos cuenta de que esto no es lo mismo. Sigue siendo ‘Star Wars’, pero diferente a lo visto anteriormente. El principal responsable de ello es, obviamente, J. J. Abrams. Desde un inicio somos conscientes de que su sello en la dirección está por todas partes, y a lo largo de la cinta se va palpando más: los movimientos de cámara con esas rotaciones en torno a los personajes, los rápidos cortes entre una situación y otra en el montaje, la visualmente más potente fotografía… Aquí tenemos una dirección más dinámica, alejada del estatismo de los seis films anteriores y acercándose más a lo que el cineasta ha hecho en las dos últimas entregas de ‘Star Trek’. De este modo, ya vemos que en estilo la cosa ha cambiado. Pero ello no quiere decir que sea necesariamente malo, todo lo contrario. Seguimos estando en el universo ‘Star Wars’, los elementos que hacen única a esta saga siguen estando, solo que desde un punto de vista distinto. Se sigue palpando la magia y la fantasía, pero de otro modo hasta ahora no experimentado, y que hace que la cinta tenga altas cotas de innovación. Y el resultado es cuanto menos genial. Además, técnicamente es intachable, gracias tanto a unos efectos digitales alucinantes como a un alto número de localizaciones reales, sets y disfraces construidos para la ocasión. En este aspecto a la hora de recrear la ambientación, la trilogía clásica y las precuelas se dan la mano y sale ‘El Despertar de la Fuerza’.
La única pega que le encuentro al apartado técnico es John Williams, quién lo iba a decir. ‘Star Wars’ es muchas cosas, pero también es su música, sus famosas fanfarrias, más que en ninguna otra saga cinematográfica. ‘Star Wars’ es John Williams. Y aquí el compositor está algo ausente. A excepción de los míticos tema principal y el tema de la Fuerza (puede que sean los que más escuchamos), y un innovador tema para el personaje de Rey, la banda sonora carece de la fuerza (je) mostrada en las anteriores entregas. Williams busca innovar, pero a excepción de algunos momentos no acierta demasiado. Puede que escuchándola aparte nos demos cuenta de que es una gran composición, pero lo que es en la película brilla muy poco, y la eché en falta en muchos momentos claves (Kylo Ren pedía como el comer un tema tan potente como la marcha imperial).
 
Amenazador y temible, Kylo Ren (Adam Driver) es, posiblemente, el mejor personaje de la película
Hablemos ahora del guion, que tiene cosas muy, muy buenas y cosas que hace que la cinta se desinfle un poco. He dicho que en esta película se innova, sin embargo también busca el factor nostálgico y el homenaje a la trilogía original, especialmente a ‘Una Nueva Esperanza’. De este modo, Abrams y el equipo de guionistas repiten varios conceptos y elementos que ya nos suenan de algo. En algunas ocasiones no molestan y gusta que haya una similitud con el inicio de la saga… en otras suponen unas ideas ya demasiado trilladas, y que no hubiera estado de más cambiar en pos de una trama más impactante. De todas formas, la cinta sabe impresionar y sorprender, tiene giros de guión brutales y momentos emocionales que van directos al corazón. Una de cal y otra de arena, repetición de conceptos, por un lado, e innovaciones nunca vistas antes en la saga, por el otro. De igual forma, el guión se agarra demasiado a la creencia de Obi-Wan de que “todo ocurre por una razón”. Esto quiere decir que a veces tenemos la sensación de que la historia avanza por pura obligación… aunque los hechos que veamos sean totalmente casuales. Veréis, si lo que veo tiene cierto fundamento, me puedo creer que todo es un plan del destino (o en este caso de la Fuerza), pero si hay ciertos puntos claves que ocurren por mera casualidad, me cuesta creérmelo un poco más. Aun así, aunque sintamos que la trama se desarrolle de esta forma, todo es estupendo y divertido y más o menos está bien llevado, con mucha diversión, tanto por la parte de la acción (fantásticas batallas de naves y duelos de sables láser más acercados a los de la trilogía clásica) como por situaciones y diálogos que nos sacarán más de una sonrisa. Porque otra diferencia, novedosa en la saga, es que hay bastante humor. No nos estaremos riendo todo el rato, no estamos en una comedia, pero la cinta es bastante más simpática que las seis anteriores. En un par de ocasiones las bromas sobran, pero en general estamos ante un humor muy bien metido en los diálogos. Y si a ello le sumamos un ritmo bastante efectivo, la película se nos pasará volando, aunque el mismo se resienta un poco en la parte central. Me refiero al segmento de Maz Kanata (Lupita Nyong’o), parte y personaje que sobran totalmente y que apenas suponen nada para la trama.
Como último apunte respecto al guión en general, otro aspecto que tiene cosas tanto buenas como malas, es que hay falta de explicaciones respecto a varios elementos. Objetos dados por perdidos y salidos de la nada, personajes cuyo origen no se aclara… Vale que algunos de estos ingredientes sean meramente introductorios y se desarrollen en futuras entregas, pero otros elementos tienen una función cerrada en este film, cuya aparición dudo que se explique en el futuro.
La nueva y anterior generación se dan la mano y funcionan muy bien en conjunto
Continuemos con los personajes, el plato fuerte de toda cinta de ‘Star Wars’ que se precie. Aquí he de decir que, salvo algunos papeles secundarios, la película se luce. El film se toma su tiempo en presentárnoslos a todos y en decirnos quiénes son y el papel que van a jugar, y todos funcionan a las mil maravillas a la primera. Rey (Daisy Ridley) es carisma puro, una protagonista a la que, al igual que ocurrió con Luke en su momento, es un placer seguir en la aventura. Inteligente, independiente y adorable. Una heroína genial, cuyo desarrollo es aún más genial. Me resulta bastante atractivo que haya tanta similitud con Luke y a la vez se le dé la vuelta a su personalidad, queriendo ella regresar a Jakku en todo momento a pesar de soñar con escapar de allí. Pero, por supuesto, la historia la arrastra hacia la aventura, gracias a un carismático BB-8 que nada tiene que envidiarle a R2-D2 y a un Finn (John Boyega) que comparte protagonismo con ella. Otro personaje cuyo origen y evolución me ha encantado, pues responde a la pregunta de “¿Quién se esconde tras la máscara de un Stormtrooper? ¿Qué sienten y piensan sobre lo que hacen?”. Finn es la respuesta a ello, aunque sea una excepción en su grupo. Además, su química con Rey es estupenda. Como lo es la de ellos, las nuevas generaciones, con los personajes clásicos, unos Han Solo (Harrison Ford) y Chewbacca (Peter Mayhew) que vuelven tan geniales como siempre. Más irrelevante es el papel de Leia (Carrie Fisher), aunque al igual que los otros dos volvemos a tener al mismo personaje de 1977, que sigue manteniendo la misma y cautivadora relación con Solo.
Pero si hay alguien que, me atrevería a decir, es el amo de la función ese es Kylo Ren. Con un aspecto temible, una presencia imponente y unos actos que lo catalogan de letal, tenemos un villano que además ofrece un trasfondo la mar de interesante, del que se explora por encima y estoy deseando que se desarrolle más en futuras entregas. Muy bien en el papel Adam Driver, que deja un enemigo memorable. Además, es muy atractivo que se dé una vuelta de tuerca a la supuesta atracción al Lado Oscuro, siendo en esta ocasión al revés. Y es que Kylo, aunque de primeras nos dé la sensación de que es pura maldad, es un villano más humano, que duda y que siente la llamada del Lado Luminoso de la Fuerza. Lo dicho, deseando ver qué ocurre con él en el futuro.
Respecto al resto de personajes, todos juegan un papel más secundario. El carismático Poe Dameron (Oscar Isaac), a quien me habría gustado ver más junto a Rey y Finn; un frío General Hux (sobreactuado Domhnall Gleeson), que deja con indiferencia; la anecdótica Capitana Phasma (Gwendoline Christie), cuyo diseño mola pero no aporta nada a la trama; los nostálgicos R2-D2 y C-3PO
Aunque en guión tenga algunos problemillas, visualmente es intachable
En conclusión, ‘El Despertar de la Fuerza’ no es la mejor de la saga ni la maravilla que muchos esperábamos, pero tampoco es simplemente una buena película. Es un gran regreso, con fallitos, eso sí, pero donde sus virtudes pesan bastante más que los defectos que pueda tener, y donde palpamos de nuevo la esencia de la saga ‘Star Wars’, gracias a una emocionante aventura con fantásticos personajes que se encargarán de llevar la magia de aquella galaxia muy, muy lejana a las nuevas generaciones.

 
 
Lo mejor
-Rey (Daisy Ridley) y Finn (John Boyega).
-Kylo Ren (Adam Driver).
-El regreso de Han Solo y Chewbacca.
-La dinámica dirección de Abrams.
-Técnicamente estupenda.
-Vuelve a palparse la esencia y la magia de ‘Star Wars’.
Lo peor
-Williams está muy poco inspirado. ¿Qué tal Giacchino para la próxima?
-Algunos detalles del guión: repetición de elementos, casualidades, detalles sin explicar.

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com