Inicio / Críticas / Crítica de Cine | ‘Star Wars Episodio V: El Imperio Contraataca’

Crítica de Cine | ‘Star Wars Episodio V: El Imperio Contraataca’

Tres años después de que los afortunados que vivían en 1977 pudieran asistir al nacimiento de la famosa saga galáctica, en 1980 le tocaba al Imperio de Vader y el Emperador dar un contraataque como respuesta a la victoria obtenida por los rebeldes en la anterior película. Y vaya contraataque. Si decía que con ‘Una Nueva Esperanza’ se nos presentaba este maravilloso mundo y se daban los trazos que conformarían la saga, con ‘El Imperio Contraataca’ ya tenemos un cuadro terminado. Una obra de arte. Una secuela referente (o que debería serlo) en el cine a la hora de crear segundas partes. La mejor película de la saga y una obra maestra del cine, sin más.

El poder del Imperio es aún más amenazante en esta entrega

Lo primero que cambia respecto a la anterior entrega, la lumínica ‘Una Nueva Esperanza’, es que nos encontramos ante un guion bastante más oscuro y dramático, donde nuestros héroes lo pasan fatal y todo acaba patas arriba en sus vidas. Las tramas se siguen desarrollando, consiguiendo dar un golpe de efecto necesario que hace que la rebelión y el camino de nuestros protagonistas se complique aún más. El Imperio contraataca de una forma brutal, y no es de extrañar que el film se llame así. Todo ello narrado por una dirección soberbia, obra de un Irvin Kershner a quien Lucas le cede la cámara tras haber llevado la primera película. Y damos gracias, pues posiblemente nos encontremos ante la cinta mejor dirigida de la saga, con una filmación virtuosa, que tiene una fotografía que deja planos poderosísimos, y que nos va llevando poco a poco hasta el desenlace de este magistral nudo. Todo con un ritmo envidiable, por supuesto, que apenas da respiro, y que cuando lo hace consigue ser igualmente atrapante. De primeras comenzamos con una espectacular batalla en el helado planeta de Hoth, donde además de una secuencia de acción de lo más emocionante nos damos cuenta de qué es lo que ha cambiado y de los roles de nuestros protagonistas: Skywalker, convertido en un héroe de la rebelión y quien realiza increíbles proezas, pero que igualmente aún sufre problemas (somos conscientes que por mucho héroe que sea le falta entrenamiento); Han, quien ha fortalecido el compañerismo con el joven y su relación de amor/odio con Leia es una de sus máximas preocupaciones (va a sacarla de la base, pero a ritmo de puyitas); y Leia, cuya tensión sexual no resuelta con Solo es recíproca y se aprecia que, al igual que el ex-contrabandista, siente algo por él. Una introducción que sirve para adelantarnos de qué va a ir la película, qué es lo que va a tratarse y en qué se van a evolucionar nuestros protagonistas, sin dejar de ser divertido y adrenalítico.

Con Yoda, además de profundizar en lo que es la Fuerza, nos lo pasaremos pipa

Tras ello, el trío se separa en pos de que sus arcos se desarrollen, y es donde comienza un nudo, al igual que lo anterior, altamente satisfactorio. Por un lado tenemos a Luke en el misterioso planeta Dagobah, donde conoce a Yoda. Primera toma de contacto con el personaje, el cual no podría ser más divertido. Representado por una marioneta que está más viva que muchos actores de hoy en día, el pequeño ser verde es un sabio maestro, pero que se nota que ya está chocheando un poco y no para de hacer y decir locuras. Disfrutaremos viendo cómo se hace el tonto sobre su identidad misma, cómo le roba la comida a Skywalker, la riña que tiene con R2… y mil cosas más, que harán que nos saquemos más de una sonrisa e incluso nos riamos a carcajadas. Y eso que estábamos en la película más oscura de la trilogía… Pero no sólo risas hay con Yoda. Si Kenobi se le apareció a Luke para decirle que lo buscara para que lo entrenase es por algo. El viejo Jedi es un experto en la Fuerza, algo que se encarga de decirnos con palabras y de mostrarnos con sus actos (poderosísima la escena del Ala-X con Williams saliéndose). Esta parte de la cinta sirve para que se sigan ampliando nuestros conocimientos sobre este místico poder, sobre la propia mitología que tan especial hace a ‘Star Wars’, además de para desarrollar y profundizar a Luke. Respecto a éste, vemos que aunque ya no es el chaval que trabajaba en una granja de Tatooine, sigue necesitando madurar y entrenarse. Es impaciente, siente impotencia respecto a la Fuerza, teme enormemente a Vader, demuestra ser arriesgado… Tiene muchas debilidades, algo que le acarreará problemas en el desenlace de esta aventuraza, y que serán los elementos de su perdición, junto a la revelación más famosa del cine, cierta frase que terminará por destrozarle.
Genial acción, diálogos tronchantes… con Solo y compañía tendremos diversión de la buena
Por el otro lado nos encontramos a Han, Leia, Chewie y 3PO en el Halcón Milenario, siendo perseguidos constantemente por Vader y el Imperio. A priori, parece que es lo único que hacen: escapar, esconderse, luchar y poco más. Pero aparte, todo ello sirve para desarrollar la relación de Solo y la princesa Organa… Y para qué engañarnos, es tremendamente divertido, y le da un ritmo genial al film. Paralelamente a la fantástica acción y problemas en los que se meten, tenemos las constantes réplicas amorosas del mencionado dúo (que termina de forma tan satisfactoria como inevitable), las desternillantes discusiones entre Han y 3PO, a Chewbacca poniéndose histérico cada vez que falla algo en el Halcón… No hay tiempo para el aburrimiento, la amenaza que ejerce el Imperio sobre el, “diminuto” en comparación, Halcón es palpable, los peligros se van sucediendo, Ford vuelve a estar enorme, y Fisher compensa la escasa brillantez que tuvo en el anterior film (no es que esté pletórica, pero su química con Ford ayuda mucho). Y cuando pedimos algo más pausado y profundo nos vamos a Dagobah y problema resuelto.
Como veis, la película lo mueve todo de una forma exquisita, que hace que nos divirtamos todo el tiempo y que todo vaya avanzando en el momento justo, en dirección a un acto final donde ambas tramas se unen, con un clímax no muy espectacular, pero mil veces más potente que muchos otros, donde no paran de ocurrirles cosas a nuestros protagonistas. Todo se va preparando para que la derrota sea palpable, comenzando con una traición y tortura a Han, la pesimista escena de la carbonita (aun a día de hoy, sabiendo lo que va a pasar, me sigue produciendo agonía) y terminando, por fin, con el duelo entre Luke y Vader. Una pelea mejor realizada que la de Obi-Wan en el anterior film, donde seguían sin aparecer las coreografías de las precuelas, pero ni falta que hace, oiga. Realista, agobiante, salvaje, dramática. Un enfrentamiento que pone a nuestro héroe en jaque y que lo remata con la mencionada revelación (como lo sabe todo el mundo, tampoco veo necesario desvelarlo, por si las moscas). Y precisamente porque nuestro héroe sufre tanto y vemos todas sus debilidades, es cuando Luke Skywalker, un protagonista a quien era agradable seguir en ‘Una Nueva Esperanza’ pero se quedaba en eso, nos empieza a cautivar mínimamente. Empatizamos aún más con él, sufrimos con él (en parte gracias a un Hamill que está bastante mejor) y queremos ver cómo se enfrentará a la situación en la que se encuentra al final.

MÍTICO

Situación provocada, por supuesto, por Darth Vader. Porque aún no he hablado en profundidad de él, pero el villano también mejora. Qué mejora, está brillante. Tras estar en segundo plano anteriormente, aquí es donde se convirtió en uno de los mejores villanos del celuloide y la ficción. Se sigue sin profundizar totalmente en él (eso lo dejamos para la última), a excepción del final donde se le da una nueva dimensión, pero poco nos importa que no se desarrolle tanto como personaje, porque aquí es el mandamás. Tras la muerte de Tarkin no tiene que responder ante nadie, todos cumplen sus órdenes y le temen, dado que es imponente, listo, letal y cruel. Y todo sin perder demasiado la compostura ni los nervios. Lo tiene todo bajo control. Comprensible que inspire temor ante sus hombres. Y por si fuera poco, somos espectadores de su temible poder, tanto el suyo propio como el del Imperio (me remito a la introducción donde destruyen la base rebelde). Una amenaza, en conjunto, enorme.
Y junto a él y el Imperio Galáctico, para ensalzar más aún su poder y magnificencia, tenemos la excelentísima Marcha Imperial. Y es que Williams también hace un trabajo maravilloso aquí, aportando nuevos temas y expandiendo el mágico repertorio de música que ambienta la saga.
Respecto a otras características, destacar que los efectos especiales siguen mejorando, al igual que la galaxia se va expandiendo, con nuevos vistazos a planetas y criaturas, aparte de otros personajes secundarios como Lando o Boba Fett, con papeles más testimoniales pero que no estorban y toman partido en el devenir de los acontecimientos.

Si no te gusta este PLANAZO no te gusta ‘Star Wars’, he dicho

Si por algo se recuerda tanto esta secuela que es ‘El Imperio Contraataca’ es por coger todo lo que hacía mítica a la primera entrega y mejorarlo, dándole un peso a todo mucho mayor, que resuena como la marcha imperial en el status quo de nuestros protagonistas. Una obra maestra realmente memorable, tan dramática como divertida, y que es el nudo perfecto para una trilogía que terminaría con un Jedi retornando a las fauces del mal. Pronto hablaremos del desenlace (hasta ahora) de la mítica saga ‘Star Wars’.


Lo mejor
-La batalla de Hoth.
-De nuevo, Han Solo, y su relación con Leia (y, por qué no, 3PO).
-Darth Vader.
-Yoda.

-El desarrollo de Luke.

-El duelo final.
-Yo soy…
Lo peor
-Nada.

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com