Inicio / Críticas / Crítica de Cine | ‘Ant-Man’

Crítica de Cine | ‘Ant-Man’

Con la difícil tarea de cerrar la Fase 2 del Universo Cinematográfico de Marvel, ‘Ant-Man’ llegaba hace un mes aproximadamente, como una especie de epílogo tras la grandiosidad que supuso ‘Vengadores: La Era de Ultrón’. Ahora tocaba algo más calmado, una aventura que no supusiera tanto y que, como el héroe que nos ocupa, fuera más pequeña. Ello conllevaba el riesgo de que la cinta del Hombre Hormiga fuera una del montón, pero nada más lejos de la realidad. Y es que con este film no esperaba demasiado, y me ha sorprendido gratamente, sobre todo porque nos encontramos ante una de las películas más frescas de Marvel Studios. Desenfadada, divertida y emocionante, ‘Ant-Man’ consigue salirse un poco de la fórmula del estudio, sin perder el sello característico de la compañía, y nos presenta a un nuevo héroe (desconocido para los cinéfilos que no han tocado los cómics) que, aunque sea pequeño, se estrena a lo grande.

Después de ver ‘Ant-Man’ querréis tener una hormiga de mascota

Como ya he dicho, junto a ‘Guardianes de la Galaxia’, la película que nos ocupa es de las más desenfadadas del estudio, sin embargo, allí donde la primera tenía un cariz épico en la misión de los protagonistas y en varios momentos, ésta no lo tiene. ‘Ant-Man’ no es épica, pero tampoco pretende serlo, básicamente porque no le va nada. Así pues, lo que se nos narra aquí es una historia de robos, o más bien, de un gran robo. Claro que el héroe lo hace para que el villano no se salga con la suya y no ponga en peligro el planeta, pero es algo más indirecto. Salvar el mundo es la consecuencia de que el robo de produzca con éxito, y ahí está el núcleo del film. Y la verdad es que todo se nos narra de una forma la mar de entretenida, con un ritmo envidiable, desde la conversión de Scott en AntMan y el aprendizaje de todas sus habilidades como el enfrentamiento final, pasando por el desarrollo del hurto. Todo es gracias a un guión bastante atractivo, con buenos personajes y diálogos, y donde el humor está presente en su justa medida, tampoco necesita más; no estamos ante una producción hilarante, ni falta que le hace, pero sí contaremos con muchos gags simpáticos que son de agradecer y un par de momentos contados con los dedos de una mano donde sí se ríe uno a carcajadas. La dirección también juega un papel importante en este aspecto y el para mí desconocido Peyton Reed cumple. Para la imaginación queda el cómo hubiera sido todo si Edgar Wright hubiera estado a cargo del proyecto hasta el final, ¿mejor o peor? La verdad es que me da igual, pues la actual cinta ya es notable. Eso sí, ya que saco el tema, no puedo dejar de mencionar que el estilo del Wright se está presente en varios detalles, tanto a nivel de guión como de dirección.
Mención aparte merece la cuidada fotografía, que sin dejar fotogramas para el recuerdo se esfuerza por ofrecer algo más.

Hope (Evangeline Lilly), Scott (Paul Rudd) y Hank (Michael Douglas) planeando el robo

Por el guión se mueven unos personajes que conectan con el espectador, sobre todo con Scott Lang, un buen protagonista, con el que se empatiza y lleva el peso de la cinta la mar de bien, gracias a un Paul Rudd que ofrece una buena interpretación con bastante carisma. Scott no es el héroe modelo, pues al fin y al cabo no es más que un ladrón (algo que encaja a la perfección con las habilidades de AntMan), pero su paso a superhéroe resulta muy interesante de ver, sobre todo por cómo se toma las cosas. Él no quiere ser un héroe, prefiere no tener nada que ver con ese extraño mundo, pero accede a convertirse en AntMan para poder estar con su hija. Esto último, las motivaciones de Scott para con su hija, no están del todo bien definidas, pero tampoco suponen un lastre, pues es el motor que lo mueve a meterse de lleno en la acción, y a relacionarse con otros personajes como Hank Pym o Hope van Dyme. El primero ejercerá de maestro, y si bien lo relevan de ser el protagonista principal (para el que no lo sepa en los cómics es el Hombre Hormiga original), se soluciona con ese detalle de su pasado como AntMan, que homenajea a su historia en los cómics. Por lo demás, es un buen personaje y carismático mentor, interpretado por un efectivo Michael Douglas, que está muy cómodo en su papel. Como lo está Evangeline Lilly, quien interpreta a la segunda. Hope es “la chica” de la película, aunque curiosamente no es ni damisela en apuros ni apoyo para el héroe. Su papel está más alejado de la acción, aunque igualmente ayuda a Scott en su camino para convertirse en AntMan. Por otra parte, la relación con su padre, Hank Pym, hace que sea un personaje algo frío y muy seria, matices que aportan interés. Lástima que finalmente este conflicto padre-hija no se explote lo suficiente (aunque deja un muy buen momento).
Así se forma un trío protagonista que funciona muy bien, teniendo los tres mucha química entre ellos.
En cuanto al villano, volvemos a tener a otro antagonista de manual, que no brilla especialmente… pero que tampoco es un despropósito. He leído críticas de que era de lo peor, y tampoco es eso. Un villano efectivo, que no es Loki, pero que tampoco es Malekith. ¿Que quién es Malekith? Exacto. Al menos Darren Cross tiene unas motivaciones impulsadas por su pasado con Pym (en el que se ahonda muy poco, todo sea dicho), y Corey Stoll da el pego como hombre de negocios sin escrúpulos. Ah, y como Chaqueta Amarilla impone y mola.
Los secundarios sí que son olvidables, pues tanto los compañeros de robo de Scott como los policías no sirven para mucho y lo que hacen es entorpecer las cosas más que nada. Además, la hija de Scott, por la que deberíamos tener un mínimo de aprecio, resulta odiosa. Juega en la liga de “niños que pretenden ser adorables pero resultan ser repelentes”. La excepción es Luis (Michael Peña) un soporte cómico que juega peligrosamente entre ser divertido y cargante, aunque dos de los momentos más hilarantes son gracias a él.

Darren Cross no es tan mal villano como lo pintan

Pero si ‘Ant-Man’ resulta ser de las producciones más frescas de Marvel Studios (si no la que más), es por una estupenda relación entra la puesta en escena y el héroe que nos ocupa. El Hombre Hormiga es un superhéroe que fácilmente podría haber fracasado en la gran pantalla, pero aquí el resultado es genial, ofreciéndonos el film momentos de acción en los que se juega bastante bien con los cambios de tamaño del protagonista (y de otros objetos de su entorno), y de la interacción de estos cambios con todo lo que le rodea. Un aspecto muy bien llevado, al igual que su relación con las hormigas, que no pasan sin pena ni gloria. Y es que sentimos totalmente esa relación de cooperación con estos insectos, presentándonos la película a varios tipos de los que Scott obtiene ayuda en el momento adecuado. Las hormigas son un elemento muy importante para el héroe, y eso se transmite al espectador, pues se podría decir que son un personaje más de la película. De este modo podemos decir que ‘Ant-Man’ construye su propio universo en torno al héroe, que se enriquece aún más con el tema del mundo cuántico o con los ecos del pasado de Hank Pym, que en parte se relaciona también con el resto del universo cinematográfico. Porque sí, como no podía ser de otra forma esa interacción con el mundo que Marvel ha creado en el cine está presente. Y no sólo se basa en menciones o guiños, sino que, por ejemplo, una de las pruebas más importantes para el aprendizaje de Scott es una interacción total, con una pelea la mar de divertida por lo que ocurre y por quién la protagoniza. Algo que me hizo reafirmarme en mi opinión de que este universo cinematográfico es ya tan sólido como un yunque.
Por otro lado, cabe destacar la estupendísima banda sonora de Christophe Beck, que dota de identidad al héroe y a la película, y que es bastante memorable. Y es que la composición musical casa a las mil maravillas tanto con una historia de robos como es ésta como con todo lo que tenga relación con las hormigas. Un acierto total.

‘Ant-Man’ supone toda una frescura en el UCM

En conclusión, con ‘Ant-Man’ la Fase 2 de Marvel Studios termina con un producto más light que otras películas del estudio, pero igualmente disfrutable. No es la típica película de superhéroes, aunque no nos podemos olvidar que es otra más de la productora, por lo que ciertos elementos familiares están presentes. Eso sí, es la que más se esfuerza por innovar, y el resultado es divertidísimo. Ojalá se confirme una segunda parte (con Marvel no dudo ni un segundo en que no la vaya a haber) pues deja con ganas de ver más de este héroe en acción. Por el momento su aparición en ‘Capitán América: Civil War’ no sólo está confirmada, sino que aparece en el supuesto tráiler que aún no se ha hecho público. Esperemos que, como aquí, sorprendan con el uso que le den a AntMan.

Lo mejor
-La imaginación empleada con los poderes de AntMan y su relación con las hormigas.
-Gran ritmo, que no deja espacio al aburrimiento.
-Paul Rudd está genial en su papel de héroe.
-La banda sonora no podría pegar más con la película.
Lo peor
-Algunos secundarios no sirven para nada y entorpecen a la película.

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com