Inicio / Críticas / Crítica de Cine | ‘Thor’

Crítica de Cine | ‘Thor’

Con Iron Man y Hulk ya en su universo cinematográfico, Marvel seguía teniendo que presentar a más superhéroes de cara a la película de ‘Los Vengadores’, siendo el dios del trueno el próximo en aparecer en la gran pantalla. Y así, en 2011 llegó ‘Thor’, con la que vimos por primera vez al rubiales de Asgard, interpretado por Chris Hemsworth, dar martillazos en el cine. Aunque para martillazo el que le dieron a él con esta película, pues nos encontramos ante la peor de Marvel Studios hasta la fecha, sin lugar a dudas. Y es que el personaje, aunque no sea uno de mis favoritos, se merecía algo bastante mejor, y no una cinta cuyo mayor lastre es su ritmo y personajes. Aun así, no es una completa pérdida de tiempo y es aceptable, siendo su mayor baza la espectacular puesta en escena.

Chris Hemsworth hace un buen papel, aunque de primeras no resulta demasiado carismático

Tras un prólogo en el que nos ponen en situación y Odín nos cuenta con voz en off de dónde diantres sale Asgard (uno de los nueve reinos, en el que vive Thor) y los acontecimientos que sucedieron antes de tener lugar la película, nos metemos de lleno en la trama, con un Thor que se nos presenta como un bravo guerrero, pero que aún tiene mucho que aprender, como se demuestra en su escapada a otro de los nueve reinos, Jotunheim. Así pues, la película nos cuenta la evolución del personaje, cómo pasa de no pensar las cosas y lanzarse a la acción, a adquirir responsabilidades y “ser digno” de su poder y su posición como hijo de Odín, cualidades que se representan en su arma, el martillo Mjolnir (pues cuando no es digno no puede cogerlo y cuando lo es sí). El problema es que la cinta falla en la ejecución, teniendo un nudo situado en la Tierra, que en ocasiones llega hasta a aburrir, afectando gravemente al ritmo, ya sea por el poco interés de la trama, la propia localización de un pequeño pueblo de Nuevo México (que da muy poco juego), o la falta de carisma de los personajes. Sí, Chris Hemsworth hace un buen Thor, pero le falta carisma. De hecho, al principio ni cae bien. Por un lado es lo que se quería conseguir, con la presentación de un “dios” prepotente e impetuoso, pero por otro, debe haber un mínimo atractivo para que el espectador se interese por él, por su desarrollo y las situaciones que le toca vivir. Y llegamos a sentir eso por el asgardiano desterrado, pero ya bien entrada la película, en la escena de la recuperación del martillo (una de las mejores del film) donde además tenemos un cameo de un vengador al que no habíamos visto antes. Pero como digo, es un momento puntual, y la parte terrestre se hace algo torpe e incluso aburrida. La razón es que la cinta prefiere centrarse en la relación de Thor con Jane Foster. Grave error. Y es que el romance te saca completamente de la película, teniendo toda la culpa la nula química entre la pareja, a quien no nos creemos en ningún momento. Natalie Portman ofrece una de sus actuaciones más sosas, algo que, si lo miramos bien, va en consonancia con su nada interesante personaje, el cual tiene su lugar en la película únicamente para que el héroe “tenga su chica”. Nos quieren hacer creer que el cambio en Thor se produce gracias a ella, pero no cuela. Y ojo, que no tengo ningún problema en que haya un personaje femenino sólo para servir de interés amoroso al protagonista (aunque si a parte de ello sirve para algo más, mejor que mejor), pero si vas a utilizar a la típica chica florero, qué menos que hacerla interesante.

De izquierda a derecha… esto… sí, hombre… estos tres… ¿cómo diablos se llamaban éstos tíos?

Otro de los aspectos en los que se centra la película en su etapa terrestre es el humor que, si bien, quita protagonismo a la trama principal, es bastante bueno, pues vemos a Thor, un dios asgardiano, conviviendo entre humanos, algo que da lugar a divertidas situaciones y diálogos. No me digáis que no es un puntazo ver a Thor entrar en una tienda de mascotas y pedir un caballo a voz en grito o a dos agentes de Shield renombrando de forma peculiar a los amigos de éste cuando llegan al pueblo. Igualmente, nos encontramos con el doctor Erik Selvig (Stellan Skarsgard) y Darcy Lewis (Kat Dennings), dos personajes cuya única función es ser un alivio cómico (sobre todo la segunda), y que, siendo sincero, sobran bastante. Igual ocurre con la importancia que se les da a los compañeros de Thor, los cuales en el clímax final incluso le roban momentos de acción, siendo la más destacable Jaimie Alexander como Lady Sif (¿Soy el único que piensa que deberían haber centrado el romance en ella, y no en Jane?). ¿Y qué hay del villano? Bueno, Loki es un buen villano, aunque Tom Hiddleston está correcto, sin más. Sí que se perfila muy bien al personaje, dios de las mentiras, el cual, resentido por los secretos de su padre y con ansias de gobernar Asgard, utiliza las artes del engaño con el fin de manipular a Thor y su destino a su antojo. Aunque en la lucha final es necesaria su involucración física, en la cual cumple.
Más anecdótico es el papel de Anthony Hopkins como Odín, el cual se nota que su inclusión en la cinta sólo se debía a contar con un actor de renombre en el elenco y el póster, aunque haga realmente una buena interpretación (pero claro, es que este hombre pocas veces lo hace mal).
Y volvemos a contar con Shield y con el agente Coulson (Clark Gregg), de nuevo con el propósito de unificar el universo cinematográfico y dar relación a todas las películas, sin aportar mucho más.

“Jane, me vuelvo a Asgard porque nuestra relación no se la cree nadie”

Una vez vistas las luces y sombras (más sombras que luces, todo sea dicho), de la película, vamos con lo que de verdad es su punto fuerte, como ya mencioné en el primer párrafo: su puesta en escena. Especialmente, la recreación de Asgard, la cual luce impresionante en pantalla. No sólo los exteriores recreados con efectos especiales, sino sus salones y salas, y el vestuario basado en armaduras, todo muy bien ambientado para que parezca que, efectivamente, estamos en otro mundo. Se queda uno con ver más de Asgard, y nos damos en las narices cada vez que la película pasa del mágico mundo a la ubicación en Nuevo México. Lo mismo ocurre con Jotunheim, mundo que vemos al inicio, con una ambientación muy distinta pero igualmente conseguida. La fotografía ayuda mucho en este aspecto, sobre todo en Asgard, pues Jotunheim en esta ocasión no corre la misma suerte, habiendo dificultad para verlo todo claro en esa breve visita. Una fotografía más clara le hubiera venido mejor a ese pasaje. En la Tierra, por su parte, nada que destacar. Las mejores postales las encontraremos fuera de nuestro mundo en este film.
Respecto al resto de efectos especiales, todo bien, y la acción no está mal, no es nada del otro mundo, pero hay muy poca y me hubiera gustado ver más. Porque sí, otra vez tenemos una batalla final bastante corta y poco intensa, aunque el enfrentamiento de Thor y Loki deje algún que otro momento bastante emocionante (SPOILER: Cuando Thor rompe el puente es uno de ellos FIN SPOILER). Lástima que a todos estos momentos no le acompañe una banda sonora a la altura. Y es que no sólo no hay un tema principal destacable, sino que toda la composición es bastante empalagosa. Para olvidar tras el visionado, vaya.

Loki, un correcto villano muy bien retratado

En conclusión, pese a sus defectos no nos encontramos ante un mal producto, pero dista mucho de ser una gran película sobre el personaje o de aventuras y fantasía en general. Más adelante lo harían mejor, pero la primera toma de contacto con Thor no fue muy satisfactoria, quedando una cinta que, exceptuando la importancia de presentar al personaje en el UCM, es una anécdota pasable más que otra cosa, donde la ambientación es de lo poco que sale ganando.

Lo mejor

-La ambientación y recreación de Asgard.

-Su humor.

Lo peor

-Natalie Portman, su nula química con Chris Hemsworth y su personaje y relación amorosa con Thor.

-La parte en la Tierra, a excepción de alguna escena, aburre.

-Secundarios que no aportan nada.

-La horrible banda sonora.

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com