Inicio / Críticas / Crítica de Cine | ‘Iron Man 2’

Crítica de Cine | ‘Iron Man 2’

Dos años después de la última película de Marvel Studios, ‘El Increíble Hulk’, nos llegaba en el año 2010 la segunda entrega del vengador dorado, cuya primera adaptación a la gran pantalla dio muy buenos resultados. ¿Cómo resultó el regreso de Iron Man al cine? No recuerdo el impacto en su momento, pero actualmente ‘Iron Man 2’ es una película bastante infravalorada, habiendo personas que la etiquetan incluso de “mala”. Y nada más lejos de la realidad. No es tan buena como la primera, pero casi. Y no, tampoco supone un viaje épico para el protagonista ni éste evoluciona demasiado. Pero es una cinta divertidísima, que no aburre en ningún momento, gracias a su ligero guión y a su buen ritmo, los cuales dan como resultado dos horas llenas de buen rollo, risas y acción genial. Lo cual no quiere decir que no tenga sus fallos, claro.

Los efectos especiales vuelven a ser muy buenos

Como ya he dicho, en ‘Iron Man 2’ no hay un desarrollo notable en Tony Stark. Ha pasado un tiempo desde el final de la primera entrega, su doble identidad es conocida por todos y es adorado por ello. Las bases están asentadas, y ahora, simplemente, tiene que enfrentarse a los problemas que le llegan siendo el playboy millonario y el héroe de hierro. Y básicamente, son dos: un creciente envenenamiento que está sufriendo de paladio, a causa del reactor que lleva en el pecho; y la amenaza de un nuevo villano conectado con su padre, Ivan Vanko. El primer problema supone un reto más personal para Tony, pues a todos los efectos, se está muriendo. Sin embargo, no se lo toma del todo en serio, no le vemos sufrir en demasía por ello. La película no busca ese tono dramático, y quizás no debería tomarlo. Él es Tony Stark, sigue teniendo sus millones y sigue siendo Iron Man. Así que no le vemos llorando por los rincones, sino haciendo locuras, le vemos jugarse la vida conduciendo un coche de carreras, y le vemos montar una fiesta y emborracharse embutido aún en la Mark IV, sin importarle las responsabilidades que pueda tener. Por supuesto, todas esas acciones son una forma de escape hacia la preocupación que realmente siente, la cual canaliza de la única forma que sabe hacerlo, con las mencionadas excentricidades. Todo ello, como no puede ser de otra forma, dan como resultado divertidas situaciones y diálogos, donde el protagonista es, una vez más, Robert Downey Jr., quien vuelve a sentirse agustísimo en un personaje que ya ha hecho suyo por completo, y que aquí vemos más irónico, canalla y gamberro que en la primera parte. No os exagero cuando os digo que hay varios momentos provocados por él, frases y contestaciones con las que uno, y perdonad la expresión, se descojona. Además, la resolución de este problema supone una conexión con el pasado de Tony y con su padre, profundizando un poco más (tampoco demasiado) en el personaje.

En cuanto a la venganza de Vanko, es el elemento que más momentos de acción aporta al film. Y, la verdad, poco más. El villano no es que suponga una terrible amenaza para Iron Man, lo pone en un aprieto como lo pondría cualquier otro, y el personaje tampoco resulta nada carismático. Un enemigo que pasa sin pena ni gloria por la ajetreada vida del hombre de hierro, a quien da vida un Mickey Rourke que consigue dar el matiz necesario de antipatía para el espectador a su personaje, pero que no, no hace el papel de su vida, precisamente. Como ya he dicho, al menos sirve para que hagan acto de presencia la mayoría de las peleas, las cuales vuelven a resultar bastante geniales, y son las que dotan, junto a los igualmente divertidos momentos más tranquilos, de un buen ritmo a la película. Y tras el descafeinado clímax de la primera parte, en ‘Iron Man 2’ tenemos una batalla final a la altura, emocionante y espectacular, con mucha acción, tiros y explosiones. Todo lo que podríamos pedirle a Iron Man, vaya. Lástima que, de nuevo, el enfrentamiento en sí contra Vanko sea tan corto.

Ivan Vanko, un villano que causa cero impacto

El resto de personajes secundarios vuelven a bailar al son de Tony, aunque obviamente, sin ellos la cinta no sería la misma. La relación de Pepper con él no siempre es la mejor, protagonizando la pareja divertidas discusiones (eso sí, el recurso de que ambos hablen a la vez para provocar el humor, provocan más el hastío que otra cosa), las cuales se desencadenan por el nuevo cargo de ella y el pasotismo y las locuras de Tony. Gwyneth Paltrow sigue en su línea, desarrollando un personaje al que ya dio vida en ‘Iron Man’.
Respecto a Rhodes, tenemos relevo de actor, y para bien. Don Cheadle no sólo funciona mejor en las escenas con Tony, sino que además resulta más carismático que Terrence Howard. Además, el personaje se inmiscuye más en la acción, teniendo como resultado final un Máquina de Guerra que resulta espectacular en acción, y que despliega todos sus encantos en el mencionado clímax final.
También hay nuevas incorporaciones, como Justin Hammer, el rival de la faceta empresaria de Tony. Hammer es un “villano” ridículo, pero la película lo sabe. El principal enemigo de Iron Man en este film es Vanko, por lo que este tipo es un añadido cuya única intención es aportar humor con su patetismo, y se consigue. Sus excentricidades y personalidad de “sobrado”, para luego darse de bruces con el huracán que es Tony Stark, es otro de los objetivos a los que el espectador dirigirá las risas. Las pullitas que se lanzan entre ellos son de lo mejor. Respecto al actor que le da vida, Sam Rockwell no es que se esfuerce mucho, pero tampoco hace falta, pues el papel no se lo exige.
Igualmente, Shield está muy presente, dando lugar a nuevas situaciones para el héroe y aportando cohesión al UCM. Conocemos un poco mejor a Nick Furia, a quien vimos de pasada en la escena final de la primera entrega, y que aquí podemos comprobar que es un buen personaje, y que Samuel L. Jackson puede llegar a hacer bastante con él. También volvemos a tener al agente Coulson (Clark Gregg), aunque en un papel menos activo que anteriormente. Y la novedad es, sin duda, Natasha Romanoff, o la Viuda Negra. Sí, vale que está de mujer florero y que Scarlett Johansson está bastante desaprovechada y lo podría haber hecho mejor, pero su personaje es un elemento más del UCM que aquí se introduce, y además nos da una escena de acción bastante satisfactoria, así que no nos quejemos demasiado.

Vale que la Viuda Negra no aporte mucho, pero a ver quién es el listo que se queja

Por otro lado, técnicamente vuelven a destacar los efectos especiales, especialmente y de nuevo la recreación de las armaduras (mezcla de vestuario real y CGI). En esta segunda entrega, Tony Stark estrena alguna que otra nueva, algo que expande el arsenal del personaje, así como su ingenio (la armadura-maletín o Mark V es sencillamente genial). La acción, como ya he dicho, vuelve a destacar, dejando escenas muy buenas.
El golpe negativo lo encontramos en la banda sonora, y es que si con ‘Iron Man’ teníamos una composición bastante buena y pegadiza para el héroe, aquí resulta totalmente desapercibida, a excepción de un par de temas. Lástima que se haya cambiado y no se haya mantenido la anterior. Menos mal que seguimos teniendo alguna que otra canción de AC/DC, que levante el ánimo…

El Dúo Dinámico

En definitiva, puede que ‘Iron Man 2’ no sea un peliculón como lo fue la primera película del personaje, pero casi. Sinceramente, no entiendo lo infravalorada que está, pues, a pesar de los señalados defectos, nos encontramos ante una película de superhéroes bastante satisfactoria, que en lugar de tirar por derroteros dramáticos lo hace por el camino de la diversión y el espectáculo. Y el resultado, por mucho que digan, es de todo menos malo.

Lo mejor

-Robert Downey Jr. está mejor que nunca como Tony Stark.

-Más acción y más humor.

-El clímax.

Lo peor

-El villano, Ivan Vanko, es totalmente lamentable y nada carismático.

-La banda sonora (a excepción de AC/DC).

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Un comentario

  1. a mi sinceramente si me gusto bastante y lel malo si lo hace bastante bien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com