Inicio / Análisis / Análisis | The Order 1886

Análisis | The Order 1886

Y llegó el año 2015, el cual muchos
han denominado “el año del hype (algún día, si puedo, me
gustaría escribir un artículo hablando de esta curiosa y, en mi
opinión, nociva palabra
)” debido a los grandes estrenos que nos
esperan en el panorama del entretenimiento, tanto en el mundo de los
videojuegos como en el del cine.

En el mundo del cine teníamos los
Oscar, por lo que películas de calidad a lo largo de Enero y Febrero
no iban a faltar. Sin embargo, los videojuegos no es que tuvieran
estrenos de gran renombre durante estas fechas. Teníamos un nuevo
acercamiento al mundo zombi (uno más), un juego online que lleva el
mismo camino que Titanfall (es decir, de caer en el olvido a los
pocos meses)
y el que, con toda seguridad, era el más esperado por
los aficionados:
The Order 1886, el cual prometía ser un TPS (juego
de tiros en tercera persona) de calidad, convirtiéndose así en la
primera gran nueva ip de esta generación de consolas. Y, sin
embargo, la crítica especializada le ha dado tal tunda que hasta la
cabeza de Ready at Dawn (creadores del juego) ha tenido que salir a
defenderlo.
Así pues, la pregunta aquí es evidente: ¿Merece The
Order 1886 semejante rapapolvo? Pues NO. ¿Merece alguna que otra
colleja? Por supuesto.
The Order 1886 no es el juego perfecto, pero
me parece que la crítica en este caso se ha cebado en exceso.

Historia

El punto fuerte de The Order 1886. He
de decir que he leído a mucha gente quejándose de la historia (que
si es corta, que si es aburrida, que a nadie le importa) pero me
parece, de nuevo, que sus críticas son exageradas
. El juego cuenta
con una historia bastante interesante y bien llevada hasta los
momentos finales. Esta nos sitúa en una Londres alternativa, en la
que una antigua orden de caballeros se enfrenta a los híbridos, una
raza que cruza a animales con hombres. Sir Galahad, uno de los
caballeros pertenecientes a esta orden, se enfrentará a todo tipo de
situaciones para desenmascarar un complot tan oscuro como los mismos
tiempos que corren.
Como ya he comentado, la historia de
The Order 1886 me ha parecido muy rica e interesante, sobre todo
desde el prólogo hasta el capítulo trece. Sin embargo, sus dos
últimos capítulos fallan debido a su corta duración y a la
brusquedad con la que se cierra la historia.
No estoy hablando de que
era necesaria una épica batalla, pero si quizá hubiera sido mejor
que se explayaran un poco a la hora de cerrar todas las lineas
argumentales. El final viene a nosotros demasiado rápido,
arrebatándole la esencia al momento que estamos viviendo, el cual es
trágico y debiera ser una situación difícil y dramática. En mi
opinión, el guión debía de ser más extenso, pero por la falta de
tiempo no se adaptó más de este. Parece ser que la creación del
motor gráfico del juego llevó a los desarrolladores más de lo que
esperaban, y al final solo pudieron adaptar una parte de los que les
hubiera gustado (curiosamente, eso mismo pasó con Final Fantasy
XIII).
Esperemos que, si deciden hacer una secuela, consigan que su
visión al completo sea la adaptada y no solo una parte de ella.

Jugabilidad

Y pasamos del punto fuerte al punto
flaco. Es curioso, por que si el juego hubiera sido una aventura
gráfica estaríamos hablando de un muy buen juego. Pero esto es un
TPS y, por desgracia, un juego de estas características siempre va a
ser comparado con el referente en su género, que en este caso es la
saga Gears of War. Y es que GOW, en lo que respecta a jugabilidad,
era un juego magnífico. Nunca te cansabas de lo fluido que iba y del
sistema de combate que poseía. Cosa que, por desgracia, no
encontramos en The Order. Como ya he comentado anteriormente, el
desarrollo del motor de juego a lastrado el desarrollo de este en su
mayoría. Y si la historia ha sufrido debido a esto, no quiero ni
contaros la jugabilidad.
Llegas a un área, disparas y sigues
adelante, con algún que otro callejón minúsculo el cual explorar. Y encima te saltan QTE cada dos por tres. Esperaba un juego lineal, ya que los TPS suelen ser de estas
características por definición, pero no esperaba que a estas
alturas tuviéramos un juego donde las opciones de exploración son
ínfimas y casi inexistentes. La manera de enfrentarse a los licántropos más fuertes no es la adecuada, ya que un combate de verdad siempre será más satisfactorio que una sucesión de Quick Time Events infinita. Los coleccionables son un chiste de mal
gusto: son interesantes, pero suelen estar a la vista y son bastante
fáciles de encontrar, con solo uno o dos que se pueden perder a lo
largo de todo el juego.
La duración del juego, de la cual
muchos han rajado incluso antes de salir a la venta, es corta. Pero
no tan corta como se especulaba.
En modo difícil podemos esperar
unas diez horas, lo cual no es mucho, pero es más de lo que se venía
diciendo. La única rejugabilidad del título se da a la hora de
sacar el platino, que puede que te lleve una hora más en caso de no
haber ido a por los coleccionables. De nuevo, el problema con el
motor gráfico vuelve a fastidiar la experiencia. Las armas, aunque
preciosas, son escasas y no ofrecen una excesiva variedad. Suponía
que al usar el recurso de Tesla, están serían numerosas y de muchos
tipos. Pero solo tenemos unas pocas, siendo el resto meras armas
comunes. Además, solo tenemos cuatro espacios para armas: una
grande, una pequeña y granadas de humo y explosivas. Respetando una
visión real, esto hubiera sido lo ideal. Pero estamos hablando de
una realidad alternativa, por lo que los tratos con la realidad
deberían ser escasos. Sería aconsejable que en futuras entregas
incorporaran más espacio para llevar armas, así como más variedad
de las mismas.



Gráficos

En este tema no hay discusión: The
Orden 1886 luce espectacular.
Seguramente estemos ante los los
mejores gráficos que nos ha ofrecido un juego de consolas de
sobremesa hasta la fecha. Cada detalle, cada paisaje, cada edificio
está definido a la perfección y con un acabado artístico
impecable. Personalmente esperaba que las bandas negras que tanto me
frustraban en The Evil Within me fueran a tocar las narices en The
Order 1886, pero ese no ha sido el caso.
Supongo que es debido a que
el título, en comparación con el de Mikami, posee un toque más
cinematográfico.

A lo largo de todo el juego, solo he
sido testigo de un bug, el cual ocurría cuando definías a manos
despejadas a un escopetero estando cubierto por una caja. El
escopetero quedaba atrapado en ella mientras tú definías a un
enemigo invisible. Pero a parte de eso, no he encontrado bugs de
mucha relevancia, cosa que se agradece.

Música

Jason Graves ha sido el encargado de
ponerle música a The Order 1886. Jason ya se había ocupado
anteriormente de franquicias de éxito como Dead Space (hizo la del
primero y segundo) y el reinicio de Tomb Raider. En esta ocasión,
Graves cumple de sobra y nos obsequia con una banda sonora magnífica,
a la cual quizá le falte algún que otro tema más dinámico en
ciertos momentos de la historia.

Innovación

Escasa a parte de los gráficos, que de
momento marcan un antes y un después en consolas.

Veredicto

The Order 1886 es un juego bastante
entretenido que nos hará disfrutar durante lo que dure si lo ponemos
en el modo más difícil. Sin embargo, no merece la pena pagar
setenta euros por él. Tenemos entre diez y once horas de una buena
historia que gráficamente y sonoramente luce espectacular, pero que
jugablemente hace aguas por todas partes. Artísticamente estamos
hablando de un juego de diez, pero tanto sus pobres escenarios, como
su arsenal y sus escasos y ridículos coleccionables hacen de The
Order 1886 un juego por el que esperar a que baje de precio para
poder disfrutar de la experiencia a un grado de satisfacción mayor.
Espero de verdad que en un futuro, teniendo ya definido su motor
gráfico, Ready at Dawn nos obsequie con el juego que todos nosotros
esperábamos desde un principio.

Lo Mejor

  • Su buena historia
  • Gráficamente impecable
  • Gran BSO

Lo Peor

  • Jugabilidad limitada.
  • Poco Arsenal
  • Coleccionables escasos y
    prescindibles
Historia: 8/10
Jugabilidad: 3/10
Gráficos: 10/10
Música: 8,5/10
Innovación: 2/10

Nota Final: 7/10

Acerca de JackDeWilk

Imagen de perfil de JackDeWilk
Me llamo Jorge, tengo 24 años y en estos momentos estoy realizando la carrera de videojuegos en la escuela digital Trazos. Soy un ferviente admirador de las Squaresoft y Nintendo de los noventa, esas compañías a las que se la sudaba los DLCs, microtransacciones y demás bazofias y se dedicaban a sacar juegos cada vez mejores. Bueno, Nintendo por lo menos aún conserva parte de esa identidad. De Squaresoft ya no quedan ni las migas. A parte de los videojuegos, me encanta la literatura, el cine, los deportes (tanto jugarlos como verlos) y escribir guiones (quién sabe si para el futuro o para morirse de asco en una carpeta en mi ordenador).

2 comentarios

  1. Aunque le tengo muchas ganas voy a esperarme para comprarlo, porque como mencionas, aunque la calidad sea suficiente la cantidad es escasa. Cuando tenga ocasión de jugarlo también colgare el análisis por aquí, pero creo que mi opinión coincidirá bastante con la tuya.
    Espero que para una secuela, que doy casi por segura, aprendan de sus errores, y hagan un juego más abierto, y por qué no, un buen multijugador, como por ejemplo un modo horda cooperativo.

    • Totalmente de acuerdo. Están en el camino correcto, pero el camino que les queda por recorrer es largo. Ya tienen el motor gráfico. Ahora deben dedicarse estos próximos años a explotarlo al máximo para crear el juego que de verdad querían hacer en un principio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com