Inicio / Análisis / Análisis | ‘Gears of War: Judgment’ (Xbox 360)

Análisis | ‘Gears of War: Judgment’ (Xbox 360)

Caos. Es la palabra que se me viene a la cabeza a la hora de describir este juego. ‘Gears of War: Judgment’ es un caos. Y es que, tras una trilogía casi impecable, a la que poco o nada se le puede reprochar, parece que la unión de Epic Games con el, para mí desconocido hasta ahora, estudio People Can Fly no le ha sentado muy bien a la saga de los Gears. Una jugabilidad caótica y un argumento carente de momentos emocionantes y que deja mucho que desear, es lo que os encontraréis en esta precuela innecesaria. Para echar el rato y expandir aún más el universo de estos juegos, no está mal, pero no esperéis un título de la calidad de los anteriores, porque no lo encontraréis.

El equipo Kilo, con Baird de líder, es el protagonista de esta entrega

La trama tiene lugar años antes del primer ‘Gears of War’. Empezamos viendo como un entonces teniente Damon Baird es llevado a un tribunal para ser juzgado con otras tres personas (Cole entre ellos). Pronto descubrimos que es el equipo Kilo, a las órdenes de Baird, el cual desobedeció una orden directa y utilizó un misil de masa ligera para salvar a miles de personas de Karn, un temible líder Locust. Así pues, cada integrante del grupo irá contando su testimonio de lo ocurrido en un tribunal que está sufriendo ataques del enemigo continuamente (se ve que no podían esperar para celebrar el juicio. Absurdo).
Y, básicamente, eso es todo. Un argumento muy pobre que carece de momentos emocionantes y épicos, los cuales estaban muy presentes en anteriores entregas. Además, la narrativa no es que sea muy buena, tampoco.
El protagonismo, aunque todos los integrantes del grupo tienen su momento de gloria, recae en un Damon Baird que tiene todas las cualidades y el carisma para soportar bien el peso de la trama (en la trilogía original consiguió ser de mis personajes favoritos), pero que desafortunadamente está bastante desaprovechado. De los secundarios pocos lograrán tanto carisma como lo hicieron éste o Cole en su momento junto a Marcus, pues la mayoría son algo sosos.

Los enemigos van a por ti a saco

Si antes decía que la palabra para definir el título era “caos”, me refería, sobre todo, a la jugabilidad. Aquí nos encontramos (hablando de la campaña) con misiones en las que tenemos que avanzar de lugar en lugar, luchando contra hordas de enemigos, los cuales no pasan por su mejor momento. Y es que la IA que tan buenos resultados había dado hasta ahora en la saga, aquí parece totalmente alelada. Van de un lado para otro, correteando, sin cubrirse, yendo a por ti todos a la vez, consiguiendo momentos verdaderamente recargados de personajes en la pantalla. Podréis estar tú y tu equipo en un mismo lugar luchando contra un montón de enemigos (sean del tipo que sean, grandes y pequeños) a corta distancia. ¿Para que organizar un buen tiroteo con armas a distancia si puedes ir a por tu enemigo a bocajarro, aunque ello suponga mayor peligro de muerte? Es lo que deben de pensar la mayoría de los Locust en ‘Judgment’. No todos se comportan igual, pero un gran número sí.
Además del inconveniente de la IA, el juego no es muy variado. Tendremos que superar zona tras zona enfrentándonos a las hordas Locust que salgan. Y ya está. Ningún momento jugable que suponga algo de variedad. ¿Os acordáis el coche que se podía coger en la primera entrega o la fase en la que volábamos sobre un Reaver en la segunda? Pues aquí no hay nada de eso. No encontraréis épica ni en el argumento ni en la jugabilidad. Una verdadera lástima, pues queda la sensación de que todo es muy repetitivo. Pero para suplir estas carencias tenemos una especie de desafíos que nos encontraremos en cada punto de control, los cuales nos obligan a luchar de determinada forma y con condiciones específicas: enfrentarnos a enemigos más fuertes, luchar sólo con un tipo de arma, superar la zona en un tiempo límite, etc. Como recompensa, si activamos estos retos, cada vez que matemos a un enemigo iremos ganando estrellas más rápidamente. Las estrellas sirven para subir de nivel y desbloquear contenido para otros modos de juego, así como medallas, logros… Tanto el conseguir estrellas como los retos suponen un añadido que no son gran cosa, pero que, teniendo en cuenta la repetitividad del juego, son de agradecer. También hay pequeñas novedades como nuevas armas o algunos enemigos desconocidos hasta ahora, pero poca cosa. Con lo que sí disfrutaréis un poco más es con el enemigo final. Ojo, no os libraréis de lo caótico, pero dada la carencia de enemigos enormes, éste supone un bálsamo que recibiremos de buen grado. Aunque tengamos que acabar con él…
Como un añadido más, en la campaña tendremos que jugar con cada personaje del grupo Kilo, dependiendo de quién cuente el testimonio. Es algo que no modifica la jugabilidad, pero aumenta un poco más la variedad, al menos en lo visual.

Los gráficos están bien, pero no suponen ninguna revolución en la saga

Por otro lado, gráficamente no es ningún gran avance, es más, yo creo que incluso baja un poco en calidad respecto a la tercera entrega (cuyo apartado gráfico era impresionante). Las texturas están bien y el aspecto lumínico es bastante bueno, pero los rostros de los personajes no están tan bien definidos, así como el pelo y otros detalles del entorno. En cuanto a esto último, la recreación de los escenarios no está nada mal, pero no son muy originales, recorreremos la mayor parte del tiempo ciudades destruidas. Pocas veces cambiaremos de paisajes, así que cuando nos encontremos en una playa, por ejemplo, será de agradecer.
Respecto al sonido, poco que reprochar, doblaje y efectos correctos y una música que acompaña a los frenéticos momentos de acción. El tema principal de la saga suena bastante en la recta final, engrandeciendo un poco los últimos minutos de la historia.

Veremos algunas caras Locust nuevas

Dirigiéndome a los extras y demás modos jugables, destaca una mini campaña llamada ‘Repercusiones’, donde se narra una misión de Baird, Cole y Carmine paralela a los hechos de ‘Gears of War 3’. Jugablemente no varía mucho de la campaña principal, pero tenemos situaciones más variadas, como la aparición de infectados con la imulsión, o un momento en el que debes deslizarte por unos cables mientras los edificios van destruyéndose a tu paso como consecuencia de un barco (habéis leído bien, jugad estas misiones y lo comprenderéis). Pues sí, casi me gustaron más estas apenas dos horas de juego que toda la campaña principal, con eso lo digo todo.
También se incluye un modo ‘Supervivencia’, igual de caótico que la campaña y bastante aburrido.
Donde me he divertido un poco más ha sido en las variantes del modo ‘Enfrentamiento’, pues tenemos las clásicas partidas competitivas como ‘Duelo por Equipos’, ‘Contra Todos’ o ‘Dominio’, donde la IA se comporta correctamente en el caso de que juguemos solos. A todo ello, incluida la campaña principal, podemos jugar con más personas por medio de Xbox Live Gold, ya sea de forma competitiva o cooperativa, dependiendo de a lo que vayamos a jugar.
Por último, el grado de personalización para estos modos no está mal, pudiendo modificar el uniforme y las armas de nuestro personajes. Estos diseños se desbloquearán según vayamos consiguiendo las mencionadas estrellas del modo historia.

Los modos multijugador competitivo son bastante entretenidos y personalizables

En conclusión, ‘Gears of War: Judgment’ es un producto innecesario cuyo objetivo es, por encima de todo, aprovecharse de una saga magnífica que ya estaba cerrada, por lo que queda un juego con una trama sosa y una jugabilidad no muy bien definida. Sin embargo, entretiene de lo lindo, pocas veces te aburrirás, y si quieres explotar su vida útil incluye varios modos multijugador que puedes aprovechar. Pero, lo dicho, una lástima que esta saga caiga tan bajo (aunque la nota no sea mala), y más sabiendo que posiblemente sea el último de la serie. Porque, si deciden continuar y explotar aún más la gallina de los huevos de oro de Epic Games, que miren hacia la trilogía original para seguir su ejemplo, y a este ‘Judgment’ para no cometer los mismos errores.

Lo mejor

-Acción frenética con la que no te aburres.

-Bastantes modos de juego extra.

Lo peor

-La IA enemiga.

-El argumento no engancha.

-Repetitivo y poco variado.

-Carente de la epicidad característica de la saga.

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com