Inicio / Críticas / Crítica de Serie | ‘Doctor Who’ – 6ª Temporada

Crítica de Serie | ‘Doctor Who’ – 6ª Temporada

Tras una quinta temporada fantástica en la que se presentaba a Matt Smith como undécimo Doctor y a sus nuevos companions Amy y Rory, el Doctor en la TARDIS vuelve con una sexta temporada en la que se desvelan muchos misterios en torno al personaje en su etapa con Moffat de guionista. Una temporada más intensa en general, pero con un final que deja que desear, sabiendo cómo se las ha gastado antes el guionista con sus magníficas historias. Y la verdad es que todo comienza con buen pie, presentándonos un misterio de suma importancia respecto al futuro del Doctor…

¡Atención: esta crítica contiene numerosos SPOILERS!

En los primeros episodios se notará bastante la “americanización” de la serie.

Para empezar, y como viene siendo costumbre antes de iniciarse la temporada en sí, tenemos un especial de Navidad basado en ‘Cuento de Navidad’, el fantástico cuento navideño de Charles Dickens. En él, el Doctor protagoniza una historia de viajes en el tiempo con mucha emotividad, convirtiéndolo en uno de los mejores especiales navideños que he visto en la serie (exceptuando la pequeña y sublime saga de la cuarta temporada ‘El Fin del Tiempo’).
Tras este respiro navideño, nos metemos de lleno en la sexta temporada propiamente dicha, donde en el primer episodio ya vuelven las enrevesadas tramas de Moffat y se nos plantea un nuevo misterio. Y es que justo al inicio, Amy, Rory y River son testigos de la muerte del Doctor a manos de un astronauta que surge de las orillas de un lago. Tan surrealista como intrigante. Mención especial a la escena en el bar que ocurre tras esto, donde el Doctor reúne a las personas en las que más confía. Genial reaparición del último Señor del Tiempo, dejando claro que en quien más confía es en él mismo.

El caso es que los dos capítulos iniciales en los que ocurre esto tienen todo lo necesario para iniciar con buen pie la temporada. El misterio de la muerte del Doctor y la presentación de unos villanos espectaculares, el Silencio, los cuales intimidan tanto por sus cualidades (son olvidados cuando se les deja de mirar) como por su aspecto. Un nuevo enemigo que nos dejará muy buenos momentos, sobre todo en estos dos episodios iniciales (en los cuales, por cierto, se nota bastante la americanización de la serie, aunque luego todo vuelve a su cauce) y al final de la temporada.
Después de esta buena presentación, en la que además descubrimos que Amy está embarazada (este hecho será crucial más adelante), lamentablemente nos llegan dos episodios que bajan el listón y hacen un poco pesada la temporada. Me refiero a ‘The Curse of the Black Spot’ (una historia de piratas nada emocionante) y ‘The Doctor’s Wife’ (Gaiman y la humanización de la TARDIS no me convencieron lo más mínimo).

Un individuo del Silencio. No, muy guapos no es que sean.

Luego de este pequeño altibajo en la temporada, tenemos de nuevo un doble episodio realmente genial, con un toque tétrico, en el que podemos ver a dos Doctores juntos (ambos Matt Smith), como consecuencia de la trama. Smith, como siempre, brillante, las conversaciones entre ambos undécimos no tienen desperdicio. Además, el cierre de este doble episodio nos desvela un hecho que nos sorprende bastante, relacionado con Amy y con su inminente parto.
Y llegamos al mejor episodio de la temporada. Un capítulo que podría haber cerrado perfectamente la sexta temporada, en lugar del verdadero final. ‘A Good Man Goes to War’. Espectacular capítulo en el que se nos desvela un hecho sobre River bastante sorprendente, que nadie se esperaba, sólo posible gracias a la genialidad de Moffat. Además, volvemos a ser testigos de lo que pasa cuando el Doctor va a la guerra (hecho al que se refiere el título del episodio) mostrando ese lado oscuro del personaje, al cual no debemos molestar nunca, ni a él ni a sus amigos, pues está dispuesto a hacer lo que sea por ellos. Lo dicho, un episodio redondo, que reúne al Doctor y a sus aliados de la etapa Moffat (ver de nuevo a Rory como el centurión fue fantástico), en una batalla en la que el gran secreto de River sale a la luz.

Tras este subidón, tenemos unos pocos episodios buenos: ‘Let’s Kill Hitler’ (que de Hitler tiene más bien poco, aunque sirve para reforzar la relación de River y undécimo), ‘Night Terrors’ (¡Ay, qué grima dan esas muñecas!) ‘The Girl Who Waited’ (muy WTF el momento bailando la Macarena, aunque en general un buen guión), ‘The God Complex’ (una historia muy bien llevada, aunque lo del minotauro es un tanto excéntrico, pero bueno, se lo permitimos por ser esta serie) y ‘Closing Time’ (genial la vuelta de Craig del episodio de la quinta temporada ‘The Lodger’, aunque el argumento no es muy interesante). Todos estos episodios, los cuales he reseñado brevemente, componen un buen camino hasta un final que se presenta bastante bien, aunque su resolución acaba decepcionando un poco.

River la lía parda y casi todo en esta temporada gira en torno a ella.

Y es que creo que a veces le pedimos demasiado a Moffat, y él intenta hacer algo grande y épico, a la altura del Doctor. Y, como en el final de la quinta temporada, a veces lo consigue. Pero lamentablemente otras no, y como ejemplo perfecto tenemos ‘The Wedding of River Song’. Para empezar, he de decir que es un sólo capítulo, por lo que tenemos la sensación de que algo tan grande como nos presenta Moffat (el tiempo y el espacio ocurriendo al mismo tiempo y el Doctor contándole una historia a Winston Churchill, que es emperador de Roma) se desarrolla muy rápidamente. Un doble capítulo, como viene siendo habitual en los finales de temporada de esta serie, hubiera quedado mucho mejor. Sin embargo, tampoco lo miremos con lupa. Como final está bien, tenemos al Doctor en una situación muy difícil, que debe reiniciar de nuevo el tiempo y el espacio (que le gusta a esta reencarnación reiniciar cosas, en la anterior temporada recordemos que lo hizo con el universo), tenemos de vuelta al Silencio, la secta o agrupación de esos inquietantes seres, tenemos la esperada boda de River con el Doctor, y tenemos la resolución final. Entonces, si el final no está mal, ¿por qué criticarlo? Pues porque esto es ‘Doctor Who’, debe haber algo más, y hay un par de cosas que fallan. Primero, la boda de River y el Doctor, hecho muy importante en la vida de nuestro protagonista, no emociona tanto como debería. Segundo, la resolución a la muerte del mismo, muy simple y sacada de la manga. Desde luego, Moffat no estuvo en su máximo esplendor, y el final de la temporada se quedó en algo bastante mejorable. Ojo, vuelvo a repetir que para nada es malo, pero no está a la altura de otros finales, no está a la altura del Doctor.

Así pues, con un Doctor “muerto” que consigue engañar a sus enemigos y con Amy, Rory y River que saben la verdad y no lloran a su amigo, se nos presenta una pregunta que siempre ha estado ahí, y cuya respuesta hará que caiga el Silencio (como vaticinan los aliens con el mismo nombre): “Doctor Who?” Y es que si nos paramos a pensar, nunca nos ha interesado del todo saber el verdadero nombre del Doctor. Era una duda, sí, pero la tomábamos como trivial e irresoluble. Pues bien, ahora Moffat se toma la libertad para, al parecer, desvelarlo, y así iniciar una trama que se desarrollará en la séptima temporada, centrada en el nombre del Doctor.

‘The Wedding of River Song’ emociona en algunos momentos, aunque al final nos deja algo indiferentes.

En definitiva, una sexta temporada bastante buena, en la que River cobra mayor importancia, aunque con sus episodios mediocres y con un final bueno, pero no lo suficiente para esta serie, pues nos deja un tanto indiferentes. Baja un poco en cuanto a la anterior temporada, pero aún así es genial en general, y Moffat sigue llevando bien el asunto.

Tras una quinta temporada fantástica en la que se presentaba a Matt Smith como undécimo Doctor y a sus nuevos companions Amy y Rory, el Doctor en la TARDIS vuelve con una sexta temporada en la que se desvelan muchos misterios en torno al personaje en su etapa con Moffat de guionista. Una temporada más intensa en general, pero con un final que deja que desear, sabiendo cómo se las ha gastado antes el guionista con sus magníficas historias. Y la verdad es que todo comienza con buen pie, presentándonos un misterio de suma importancia respecto al futuro del Doctor...…

NOTA

MUY BUENA - 8.5

8.5

MUY BUENA

La sexta temporada de 'Doctor Who' baja un escalón en cuanto a calidad respecto a la anterior, pero sigue siendo un entretenimiento muy disfrutable y una ciencia ficción de primera.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com