Inicio / Listas y Rankings / Mis 10 personajes preferidos + 4 odiados de ‘Spartacus’

Mis 10 personajes preferidos + 4 odiados de ‘Spartacus’

Sí, sé que no os he hablado de ‘Spartacus’, serie de la cadena Starz que terminó hace unos meses con su tercera temporada, ‘La Guerra de los Condenados’, pero el caso es que ha sido una serie que he visto completa, tanto las tres temporadas que cuentan la historia de Espartaco, como el prólogo antes de la historia de éste. Sin embargo, por falta de tiempo y vagancia (que todo hay que decirlo), no he hecho ninguna crítica de ninguna temporada, y la verdad es que me sabe mal, pues ‘Spartacus’ es una serie tan grande y épica, que debería haber tenido su espacio aquí. No hace falta decir que la recomiendo fervientemente, que la serie es excelente, y que la tercera temporada, y el final de la misma, son realmente espectaculares. Por eso, a modo de homenaje, y para hablar aunque sea algo sobre ella, hoy os dejo una lista con mis diez personajes favoritos de la serie, y de extra, los cuatro a los que más he odiado en toda la épica epopeya del gladiador Espartaco en la televisión. Comenzamos.

Aviso: este ranking contiene numerosos SPOILERS de la serie ‘Spartacus’

10. Varro (Jai Courtney)

Aunque sólo aparece en la primera temporada y muere en mitad de la misma, Varro es uno de mis personajes favoritos por dos razones: la primera es que era carismático, y la segunda, porque fue el principal apoyo de Espartaco mientras éste estaba en el ludus de Batiato. Simpático y leal, Varro siempre daba los mejores consejos a por un entonces inexperto Espartaco, y no le importaba enemistarse con otros gladiadores con tal de estar del lado de su amigo. Su muerte, tan cruel como inesperada, supone una de las varias razones por las que Espartaco decide acabar con el ludus de Batiato y “matarlos a todos”.

Instantes después de este momento, la amistad de estos dos gladiadores acabaría de la forma más cruel
9. Enomao (Peter Mensah)

Enomao era el doctore del ludus de Batiato, y por consiguiente el encargado de entrenar a Espartaco y prepararlo para sus batallas en la arena. Era un buen instructor, recto y duro, pero comprensivo cuando llegaba el momento. Le puso las cosas difíciles a Espartaco al inicio, pero más tarde aprendió a respetarlo (que no subestimarlo). Se identificaba con Espartaco porque ambos habían perdido a su amada, por eso cuando llegó el momento, y aunque en un principio era fiel a su domine, le dejó de lado para unirse a los gladiadores en su rebelión en el ludus, y posteriormente a la causa rebelde de Espartaco.
Su muerte, sin embargo, no me disgustó, pues aunque era un personaje carismático, su final le llegó como se merecía: luchando en combate y haciendo las paces en un último momento por temas amorosos del pasado con Gannicus.

Aunque al principio fue un duro instructor, el doctore Enomao acabaría siendo un gran aliado y personaje de la serie
8. Batiato (John Hannah)

El domine de la casa de Batiato, Quinto Léntulo Batiato, era interpretado por un soberbio John Hannah en la primera temporada y en la precuela, ‘Spartacus: Dioses de la Arena’. Este personaje era a menudo odioso, pero acabó siendo uno de mis personajes preferidos, pues todo lo que hacía lo realizaba, en su mayor medida, por engrandecer su ludus y su casa. El tipo quería conseguir poder, ascender en la sociedad romana, y además darle una buena vida a su esposa Lucrecia. Para ello tuvo que cometer actos crueles y odiosos, como asesinar a la esposa de Espartaco, pero ¿acaso no eran sus razones lo que queremos todos más o menos? ¿Acaso no queremos conseguir una buena vida para los que amamos y conseguir más poder? No estoy diciendo que me parecieran bien sus acciones de asesinato y el trato que les daba a sus esclavos, para conseguir todo eso hay muchas opciones, de las cuales él cogió la vía más rápida, aunque tuviera que hacer actos horribles, pero al menos él tenía una razón poderosa, no como personajes incluidos en ‘Los 4 más odiosos’ que eran malvados por naturaleza. Además, en algunas ocasiones (aunque fueran pocas) sí cometía algunos actos buenos. Todo esto ligado a su fantástica personalidad (la cual tuvo la culpa de que se nos pegara esa frase de, perdonad la expresión, “¡Por la polla de Júpiter!”), hacían de Batiato un personaje fantástico.
Su final (merecido, por otra parte), llegó de manos de Espartaco, quien con un mandoble le arrebató la vida no sin antes ver cómo todo por lo que había luchado se venía abajo por la rebelión del gladiador.

“¡Por la polla de Júpiter!”

7. Ashur (Nick E. Tarabay)

Otro villano que me encantó. Malvado, odioso, repulsivo… el ex-gladiador y ayudante de Batiato (y más tarde de Glabro) era eso y mucho más. Pero también era astuto, fascinante, y tenía sus razones para comportarse de esa manera. Relegado a ser un simple ayudante después de que Crixo le dejara prácticamente inválido para la lucha en la arena (en ocasiones daba hasta pena al recordar este hecho), guardaba todo el rencor y lo sacaba haciendo trabajos sucios para su domine, forzando a mujeres de la casa como Naevia o Lucrecia y, en definitiva, complicando la vida a sus ex compañeros gladiadores. Entonces, ¿por qué es de mis favoritos? Simplemente por su inteligencia y astucia, la cual le salvó en muchas ocasiones de una muerte segura, y le llevaba a resolver asuntos de la mejor forma, pues lo tenía casi todo planeado y siempre iba dos pasos más adelante de casi todo el mundo. Sobrevivió a la rebelión en el ludus y a otras situaciones, aunque finalmente acabó muerto de manos de Naevia (cuando la muchacha todavía caía bien), la cual merecía una justa venganza por las vejaciones sufridas por el “odioso” Ashur. He de decir que en esta ocasión sí sentí la muerte de este personaje. No porque no se la mereciera, sino porque tres temporadas con Ashur me sabían a poco, y quería ver más maquinaciones del astuto sirio.

Aunque las cosas se le pusieran feas, Ashur siempre se libraba gracias a su astucia
6. Agron (Dan Feuerriegel)

La mano derecha de Espartaco (Crixo era un caso aparte) era Agron, un germano que llegó al ludus de Batiato con su hermano Duro. Tras la muerte de éste en la rebelión de los gladiadores, Agron se une a Espartaco convirtiéndose en su hombre de mayor confianza, el cual era a veces impetuoso y se exaltaba con facilidad (sobre todo con Crixo), aunque muchas otras aportaba el grado de serenidad y cautela que le faltaba a Espartaco en algunos de sus planes por lo que algunas veces tuvieron diferencias de opiniones, aunque se mantuvo con él hasta el final después de todo. Por ello, Agron era uno de los principales apoyos del ex gladiador protagonista, a quien acompañaba gustoso a la batalla la mayor parte de las veces.
Cabe destacar que es uno de los pocos que sobreviven al final, pues consigue escapar con su amante Nasir. Un pequeño punto de satisfacción, en el desgraciado final de nuestros héroes.

Agron mira con desesperación la tumba de Espartaco
5. Craso (Simon Merrells)

El último enemigo de ‘El Hacedor de Lluvia’, quien derrotó a Espartaco en la tercera temporada, fue Craso, el general romano enviado desde la capital para acabar con la amenaza de los sublevados. De nuevo tenemos a un villano entre mis personajes favoritos, y es que Craso, lejos de ser un enemigo despreciable, era respetuoso con su rival. Quería matar a Espartaco, por supuesto, pero quería hacerlo conociendo sus tácticas, por lo que fue su enemigo más astuto y calculador. Pocas veces se le ha visto siendo irrespetuoso o cometiendo actos crueles, aunque he de decir que su paciencia disminuía, mientras que su “mala leche” se acentuaba por su desesperación al alargarse la guerra (hasta el extremo de no importarle matar a los suyos con tal de acabar con Espartaco). Otros factores que contribuían a su pérdida del control eran la deshonra de su odioso hijo Tiberio, los desacuerdos entre él y César y el desamor con su esclava Kore. Estos hechos, le llevaron en algunas ocasiones a perder terreno frente a Espartaco, aunque en líneas generales, fue su enemigo más astuto, tanto que finalmente acabó con él.

El enemigo más astuto y letal de Espartaco
4. Crixo (Manu Bennett)

Llegamos a la cuarta posición con ‘El Galo Invicto’, un personaje que poco a poco se fue ganando mi afecto, pues al principio de la serie no me caía nada bien. Cuando Espartaco llegó al ludus, Crixo era el campeón de Capua (tras haber sobrevivido como podía en la precuela), el mejor gladiador del ludus de Batiato, y las pretensiones de Espartaco, y que éste le superara poco después, no le sentó nada bien, con lo que siempre estaban enfrentándose. Pero poco a poco, fueron ganándose respeto, hasta que Crixo se unió al tracio en su rebelión en el ludus, y más tarde le acompañó en su guerra contra Roma. Su relación se fue estrechando hasta considerarse hermanos, aunque con algunas discusiones y peleas de por medio. En la tercera temporada, la separación (amistosa) de éste y Espartaco supuso la muerte de Crixo, la cual sentimos todos. ‘El Galo Invicto’ había sido vencido.

Crixo era un gran aliado de Espartaco en la batalla, pero era demasiado impulsivo y a menudo tenía que controlarlo
3. César (Todd Lasance)

En la tercera temporada llegaron nuevos enemigos, como el letal Craso mencionado más arriba, pero éste general romano no estaba solo, ya que además de contar con la presencia de su hijo Tiberio, también tenía la ayuda de César, personaje metido con calzador en la trama (pues no tuvo nada que ver en la historia de Espartaco). Sin embargo, los responsables de la inclusión del personaje hicieron bien, pues nos dieron uno de los mejores villanos de la serie, carismático como él sólo y haciendo que el espectador, en muchas ocasiones, se pusiera de su parte. César, al igual que Craso, era muy astuto, cualidad que le llevó a destacar en más de una ocasión en la cruzada contra el tracio rebelde. Gracias a él, quien pasó una temporada infiltrado entre los rebeldes, los romanos consiguieron tomar de nuevo la ciudad de Sinuessa, por ejemplo.
Respecto a su personalidad, César ansiaba derrotar a Espartaco como todo militar romano en esta historia, pero sabía cuándo había que retirarse, cosa que Craso pocas veces tenía en cuenta, lo que les llevaba a ambos a discutir muy a menudo. Además, César luchaba por y para su nación, además de para obtener reconocimiento personal, pero el pueblo romano estaba por encima de todo, no como para Craso, quien poco a poco su país le fue importando menos con tal de acabar con Espartaco.
Por otro lado, también veíamos a César como una víctima, como un “quiero y no puedo” eclipsado por Tiberio, el hijo de Craso, el cual la mayoría de las veces estaba por encima de él y le mandaba, y a final de temporada incluso le violó para humillarle.
Sin duda, César ha sido uno de los mejores personajes que nos ha dado la tercera temporada, y por eso merece estar en la tercera posición. Hace poco leí el rumor de que querían hacer un spin-off de ‘Spartacus’ con este personaje. Ojalá sea así, pues estoy seguro de que César nos daría grandes momentos.

César, ya fuera por ser demasiado impulsivo o demasiado cauteloso, solía estar en desacuerdo con sus superiores
2. Gannicus (Dustin Clare)

Llegamos al segundo puesto con Gannicus, uno de los mejores gladiadores y personajes de la serie, cuya definición general vendría a ser simplemente, y perdonad por la expresión, “el puto amo”. Y es que Gannicus luchaba como nadie con esas dos espadas que le caracterizaban, era un tío cachondo, al que se le resbalaba todo (aunque cuando tenía que ponerse serio, lo hacía), se hartaba de beber vino y yacer con mujeres… en definitiva, aunque estaba con Espartaco y solía obedecer sus órdenes, en general “iba a su bola”.
Fue el protagonista de ‘Dioses de la Arena’, la precuela, en la cual no se echó mucho de menos a Espartaco gracias a su presencia, y donde era el campeón de Capua antes que Crixo. Pero Gannicus no era todo fiesta, pues se le intentó y consiguió dar un trasfondo dramático al personaje con la trama de la esposa de Enomao, y el enfrentamiento de ambos, que finalmente se resolvería y ambos harían las paces. Sin duda, algo que enriqueció al personaje, el cual fue el único gladiador que consiguió su libertad y volvió a luchar en la arena por libre elección (pues él adoraba de verdad el ser gladiador), y más tarde se unió a Espartaco en su guerra, la cual consideraba una locura, aunque no dejó de luchar hasta la batalla final, cuando fue vencido y más tarde crucificado. Así murió Gannicus, en una cruz y delirando con su presencia en el anfiteatro de Capua, un fin que, a mi parecer, no hacía justicia al personaje. Una muerte como la de Espartaco, luchando hasta morir, hubiera sido un final más digno para Gannicus.

El estilo de lucha de Gannicus era de lo mejor del personaje
1. Espartaco (Andy Whitfield/Liam McIntyre)

Como no podía ser de otra forma, el protagonista y héroe de esta serie llegó a ser mi personaje favorito. Si no lo hubiera llegado a ser, mal trabajo habrían hecho los creadores, ¿no? Espartaco era el protagonista, el causante de la rebelión de los gladiadores y posterior guerra contra el imperio, y todo lo había hecho por conseguir lo que otros no habían hecho jamás y siempre soñaban: no dejarse doblegar por los romanos. Si bien es cierto, que el desencadenante principal fue la muerte de su esposa Sura, poco a poco fue adquiriendo la conciencia de que su cruzada contra los romanos no sólo lo hacía por satisfacción personal, sino por el bien del resto de esclavos. Sus planes, su paciencia en algunas ocasiones, sus rápidas decisiones en otras, su honor y sus buenas intenciones son varias de las cualidades que hacían a este personaje carismático como él sólo. Carisma que le sirvió para hacerse con, además de los espectadores, los gladiadores y esclavos, los cuales le seguían hasta la muerte e incluso le llegaron a considerar un dios.
Cabe destacar que el rol cambió de actor en la segunda temporada, debido al fallecimiento de Andy Whitfield, el primer actor que le dio vida (que en paz descanse). Andy supo conquistarnos en la primera temporada, y al comienzo de la segunda, con Liam McIntyre como nuevo protagonista, he de decir que al principio no me convenció. Sin embargo, Liam fue haciendo suyo al personaje poco a poco, hasta llegar a un extremo en el que ya no me imagino un final de temporada con Andy u otro, y puede que Liam me guste hasta un poco más en su rol de Espartaco, cosa que es de gran mérito, pues Andy dejó el listón muy, muy alto.
Su final provoca de todo: odio hacia los romanos, ira, emoción, tristeza… Todos recordaremos aquella escena con ‘El Hacedor de Lluvia’ atravesado por dos lanzas, ya sin fuerzas, o la posterior tumba con la serpiente roja en el escudo, la cual tenía más significado del esperado. Escenas que me pusieron los pelos de punta de la emoción. Y es que Espartaco se fue luchando, dando su último aliento por una causa en la que creía ciegamente, y en la que muchos le siguieron. Sin duda, un personaje televisivo para el recuerdo.

Espartaco no dejó de luchar hasta el final

Extra: 4 personajes más odiados

‘Spartacus’ no sólo nos ha dado personajes que recordaremos por su carisma y que se ganaron un hueco en la mente y el corazón del fandom, sino que también ha ofrecido todo lo contrario: personajes que odiábamos cada vez que aparecían en pantalla, con cada acto cruel que hacían, de los que nos alegrábamos de su muerte, porque así se hacía justicia. Ojo, que odiemos a estos personajes no quiere decir que sean malos (en cuestión de calidad, me refiero), pues cumplían bien con su cometido: hacer de grandes villanos, de esos en los que te pondrías en la piel de Espartaco para arrebatarles la vida. Es decir, que no se hacían odiosos por no estar bien desarrollados o ser totalmente planos, sino todo lo contrario. Se lo ganaron a pulso por su personalidad. Vamos allá con estos cuatro ejemplos de personajes odiosos, los cales son el máximo exponente de esta cualidad, pues en la serie hay bastantes.

4. Ashur (Nick E. Tarabay)

¡Ja! ¿A que no os lo esperábais? Pues sí amigos, el sirio es uno de mis personajes favoritos, pero también uno de los que más he llegado a odiar en algunos momentos, como dije más arriba. Traicionero, asqueroso, manipulador, ruin… no se acaban los adjetivos para describir cómo era el tipo. Toda una joya. Como ya he dicho, lamenté su muerte porque quería más del cruel Ashur, pero no puedo negar que el tío se lo merecía con creces.

Ashur era un cobarde que pocas veces se enfrentaba directamente
3. Glabro (Craig Parker)

El villano estrella de la segunda temporada, ‘Venganza’ es Cayo Claudio Glabro, el pretor romano que traicionó a Espartaco llevándose a su mujer Sura y condenándola a la esclavitud. Se podría decir que, al entregar al tracio a Batiato para que éste le convirtiera en gladiador, él mismo se buscó su propia muerte. Y es que éste romano no era como Craso, porque, puede que en algún momento tuviera su momento de lucidez o le pusiera las cosas difíciles a Espartaco, pero por lo general era un imbécil, cegado por el deseo de poder, a quien incluso los de su propia casa (como su mujer Ilithyia) traicionaban y ridiculizaban sin cesar.
Su muerte vino después de un espectacular duelo con Espartaco, y la verdad es que creo que el espectador se libró de un peso gordo a la vez que el propio ex gladiador.

En cuanto a estrategias militares también era un inútil. Espartaco no lo tuvo muy difícil para vencerle
2. Ilithyia (Viva Bianca)

Ilithya era la mujer de Glabro (menuda “parejita de oro”), y aunque era una de las mujeres que más sensualidad aportaba a la serie, era odiosa como la que más. Sus intrigas, sus asesinatos y sus traiciones al estúpido de su marido (que la quería de verdad) hicieron de Ilithyia un personaje difícil de digerir, que sólo aportó satisfacción con su físico y su muerte a manos de una Lucrecia que no estaba en sus cabales.

Ilithyia siempre estaba maquinando algo, ya fuera en contra de Espartaco, Lucrecia o su marido Glabro
1. Tiberio (Christian Antidormi)

Y llegamos al que tiene el dudoso honor de ser el personaje al que más he odiado en ‘Spartacus’. Me refiero a Tiberio, el hijo de Craso que buscaba ser un militar de honor y un buen hombre, como su padre. Pues creo que su objetivo sufrió un ligero cambio, pues todos les llegamos a odiar (o al menos eso creo) por sus aires de grandeza y acciones crueles de niño mimado y asqueroso, tales como asesinatos, chantajes, y, sobre todo, violaciones, en especial a Kore (la esclava amante de su padre) y César (lo cual ya he mencionado antes). Y encima fue quien acabó con Crixo, otro aliciente más para odiarle.
Su final fue tan inesperado como complaciente, y más al ser la propia Kore quien lo apuñalara cuando era rehén de los rebeldes. La pobre esclava acabó crucificada, pero yo creo que mereció la pena por acabar con tan patético y odioso personaje.

Tiberio, el Joffrey Baratheon de ‘Spartacus’: siendo odiado y cortando cabezas

Y se acabó, llegó el final de este largo ranking (espero no haberos cansado demasiado) sobre los personajes de ‘Spartacus’, tanto favoritos como detestables. ¿Creéis que me he dejado a alguno en el tintero? Obviamente me han faltado bastantes, pero pueden que no hayan llegado a ser preferidos ni odiosos, sino simplemente neutros. Aun así, os invito a dejar vuestras opiniones y rankings propios en los comentarios, pues seguro que no coincidimos en todos los puntos.
Y a los que no hayáis visto aún la serie, ya estáis tardando, pues ‘Spartacus’ no os defraudará en ninguna de sus temporadas, y ya veréis que os encontraréis con un producto épico en todos los aspectos.

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

5 comentarios

  1. Excelente lista y ojala que hagan el spin-off de cesar como dices, no tenia idea de ese rumor

  2. Muy buen post!

  3. Discrepo un poco con tu ranking de odiados, aunque totalmente válido y sinceramente que lo has expuesto muy bien.

    Me dolió enormemente que Agron haya quedado tan abajo o que le hayas dedicado tan pocas líneas (LO AMÉ).

    En mi caso, odié mucho más a César que a Tiberio; Glaber (mmm) era un hombre que tuvo el desafortunado de cruzarse con Espartaco pero no me pareció tan despreciable, su corazón se fue endureciendo por culpa de su esposa y con ello su pensamiento también se nubló.

    Crixo era muy respetado pero así como dijiste que Naevia empezó a caer mal, pienso igual para con Crixo tras su intento de traición, aunque ambos poco a poco volvieron a cobrar credibilidad y cariño. Pero ese acto comparado con la lealtad que guardaba Agron simplemente lo achicó, su crucifixión, su regreso, sus manos imposibilitadas de volver empuñar un arma, su amor fue grande y aún así no por él perdió la cabeza, defendió y agradeció a Naevia pese a su rivalidad con Crixo; no carecía de sensatez y su “orden” de prohibirle a Nasir ir a la batalla con Crixo fue más que otro sacrificio con esa frase de “yo solo quiero que vivas” (me gusta pensar que él creía que aquella batalla daría fin a la guerra, por tanto, no se arriesgaría perder a su amado. Como dijo, su vida no estaba al otro lado de las montañas trabajando las tierras pero creo que tampoco estaba en un ningún lugar sin Nasir); por último, le dio el beso amargo de adiós y gratitud en nombre de todos nosotros a Espartaco, con una mirada que parecía haber deseado la muerte antes que seguir viviendo.

    En algo sí concuerdo al 100% contigo y es que Gannicus era el “puto amo de las espadas” y su muerte incrementó mi odio a César hasta los tuétanos, ese cobarde de porquería. Una muerte lamentable pero a su vez le da un toque de realismo, no todo es cuento rosa y final feliz. Épico, simplemente un final épico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com