Inicio / Críticas / Crítica de Serie | ‘Doctor Who’ – 5ª Temporada

Crítica de Serie | ‘Doctor Who’ – 5ª Temporada

Tras haber visto hasta la cuarta temporada, hace unos meses me puse al día con la etapa de Matt Smith en la serie, siendo la quinta temporada el inicio de este actor como el Doctor. Los guiones también cambiaban de manos, pues Russell T. Davies dejaba paso a Steven Moffat, showrunner que ya nos demostró en algunos capítulos de la anterior temporada que podía dar mucho juego en este singular universo. Afortunadamente, ha sido así, y tanto él como Smith nos han dejado una quinta temporada fantástica en todos los sentidos. ¿Se echa de menos a Tennant? Sí, pero ese momento ya pasó. Ahora llega el tiempo del undécimo Doctor.

¡Atención, esta crítica contiene SPOILERS!

Karen Gillan y Matt Smith o la definición de química.

Para empezar, no podemos hablar de otra cosa sino del cambio de actor y de Doctor (ya sabéis que con el tema de la regeneración se cambia todo). Tennant nos dejó, sí, en un final tan maravilloso como emotivo y triste. Sin embargo, en medio de todo ese caos, de la TARDIS cayendo en picado hacia la Tierra, apareció Matt Smith, un actor que, con toda su locura en esos momentos de pesar dejados por Tennant, no me convenció. Que equivocado estaba. Bastó un sólo episodio para que Smith me convenciera totalmente, y más adelante se iría confeccionando no sólo como un digno sucesor del décimo Doctor, sino como uno completamente distinto y genuino, igualmente carismático, y al que se le coge cariño inevitablemente. Smith hace al personaje suyo por completo, ofreciéndonos una visión del Doctor más alocada de las vistas hasta ahora, con su propia forma de ser y mitología (las pajaritas o el fez ya son iconos distintivos de este Doctor). Por supuesto, nos seguiremos riendo con muchos de sus comentarios y acciones, más todavía si cabe, pues considero que Smith es mejor que Tennant en cuestiones humorísticas y esperpénticas (genial ese inicio con el Doctor comiendo palitos de pescado y natillas). Lo cual no quiere decir que este Doctor no se ponga serio cuando toca. Por supuesto, la personalidad seria (y hasta tenebrosa) del Señor del Tiempo siempre estará ahí, dispuesta a enfrentarse a sus más duros adversarios.
La cabecera también cambia por una un poco más caótica, con una TARDIS dando tumbos y con un tema principal que ahora posee unos arreglos que le sientan la mar de bien.

La TARDIS también ha cambiado por dentro. Ahora es más alegre y espaciosa.

Y esta vez, con el cambio de Doctor también cambia la plantilla de compañeros o companions, siendo Amy Pond la más importante. Amy aparece en el primer episodio, siendo una niña cuando se encuentra con el Doctor. Sin embargo, en un viaje de la TARDIS algo sale mal y el Doctor regresa a su casa muchos años después, por lo que Amy se ha convertido en una joven mujer que nunca ha dejado de esperar al Doctor. De ahí que se gane el apodo de ‘La Chica que Esperó’, y no es para menos. Y es que el Doctor regresa porque alrededor de Amy hay un misterio que está presente desde su niñez, y la trama general de esta temporada gira en torno a ella y la grieta espacio-temporal que hay en la pared de su habitación desde siempre.

Así, la gran trama recae sobre Amy, personaje que, dada su importancia, tenía que ser carismático y saber conquistar a los espectadores como compañera del Doctor. Y bueno, decir eso es poco, Amy me ha encantado de principio a fin, su personalidad encandila, coqueteando a menudo con el Doctor, siendo un tanto borde con él cuando le viene en gana… Además de importante en la trama, da mucho juego en su relación con el Señor del Tiempo. ¿Qué más se puede pedir para una compañera del Doctor? Posiblemente la mejor companion hasta el momento. Además, la química entre Karen Gillan (que así se llama la actriz) y Matt Smith es espectacular, formando un dúo magnífico que sostendrá una tensión amorosa no resuelta, pues Amy poco a poco va sintiendo algo por el Doctor, a pesar de tener pareja, Rory. Aunque todo queda en nada, y Amy sigue con su novio, el cual pasa a formar parte del grupo. Y es que Rory es otra de las mejores inclusiones de la temporada (genial trabajo de Arthur Darvill), pues un personaje que al principio parecía que no iba a aportar mucho, se convierte en otro compañero fantástico. Rory es el típico pardillo que resulta gracioso por las situaciones que le ocurren más que por otra cosa. Él quiere a Amy y la acompaña allá donde vaya, aunque a menudo se siente celoso por su relación con el Doctor. A final de temporada se le da un carácter más épico a este personaje, un punto más que acertado, pues así Rory también demuestra tener importancia en las aventuras del Doctor. Estos tres forman un grupo realmente genial, que nos da muy buenos momentos en muchos capítulos.

Desde que incluyeron a estos seres en la serie, duermo con la luz encendida…

Por otro lado, tenemos a una companion que no es tan regular, pero que Moffat la usa bastante y supone un gran misterio para la vida del Doctor. Me refiero a la doctora River Song, personaje que Moffat creó en la cuarta temporada en dos episodios sublimes. Aquí vuelve a aparecer para aumentar el misterio sobre su relación con el Doctor, pues ya sabíamos que ambos se conocerían en el futuro del Señor del Tiempo. Pero, ¿quién es River? Ese misterio no se resuelve en la temporada, aunque nos dan pistas para ello. Sabemos que está en la cárcel (aunque como si no lo estuviera, pues se escapa cuando quiere y cuando el Doctor la necesita), pero ¿por qué delito? Seguro que es muy importante en próximas temporadas. La actriz que da vida a River es Alex Kingston, la cual hace un papel bastante bueno, coqueteando con el Doctor (parece que todas lo hacen) y sorprendiéndolo, pues casi siempre suele saber más o igual que él (el cómo sabe manejar la TARDIS es otro misterio que nos apuntamos). Sin duda, un gran personaje creado por Moffat que será muy importante en la serie, ya veréis.

Por otro lado, y para poner ejemplos de por qué esta temporada es sencillamente genial y fantástica, comentaré algunos episodios. Cabe destacar el primer capítulo, por supuesto, en el cual se presenta Smith como Doctor y le vemos por primera vez en acción. Además, sirve para iniciar la historia de Amy Pond y el misterio de la grieta en la pared de su cuarto, como he dicho más arriba.
También tenemos episodios tan geniales como el doble capítulo donde regresan los Ángeles Llorosos (inquietante a más no poder), los cuales fueron creados en la tercera temporada en el famoso episodio ‘Blink’ (o ‘Parpadeo’) y que Moffat rescata para hacerles un hueco en la quinta temporada.
Episodios sueltos que son una maravilla también podemos encontrar, como es el caso de ‘Vincent y el Doctor’ (estupendo papel el de Tony Curran como Vincent Van Gogh, que derrocha carisma), el cual tiene un final emotivo como pocos. Los más sentimentales llorarán, seguro, y no es para menos. El que le sigue a éste también es una genialidad, llamado ‘El Inquilino’. En él, el Doctor alquila una habitación en una casa de un humano llamado Craig, pues la TARDIS se ha averiado. Así pues, el Doctor intentará hacer una vida normal dentro de lo que cabe, lo cual llevará a situaciones de verdadera risa. Uno de los mejores episodios humorísticos de toda la serie, con un trasfondo amoroso que también emociona.
Por último en este apartado, cabe destacar la casi completa ausencia de los Daleks, los cuales aparecen solamente como enemigos principales (al final hacen una incursión, aunque no son la trama principal) en uno de los primeros episodios, el cual no es muy destacable, aunque tiene su importancia, pues supone el reencuentro del Señor del Tiempo con sus antiguos enemigos. Se agradece que no los usaran otra vez para los capítulos finales, pero deberían haber salido más a lo largo de la temporada, creo yo.

River Song es un completo misterio, que por ahora quedará oculto, aunque se adivina que será de suma importancia.

Y llegamos a los episodios de final de temporada, en donde Moffat saca lo mejor de sí mismo y nos ofrece un espectáculo épico, apoteósico, solamente un final que el Doctor nos puede dar. En ellos se termina de desarrollar la trama sobre Amy, la de la grieta en la pared de la habitación, la cual como ya he mencionado era la trama general de la temporada. Además, ha estado muy bien construida, pues en casi todos los episodios aparecía la grieta al final, como anunciando algo grande, y se dejaban caer ciertos detalles que nos hacían adivinar por dónde iban a ir los tiros y  nos dejaban con la miel en los labios.
En los capítulos finales, además, el Doctor no es el único protagonista, pues cobra especial importancia la TARDIS, la propia Amy, y hasta Rory, al cual se le atribuye una historia excelente.
En definitiva, un cierre de la quinta temporada insuperable, con momentos épicos por doquier (la escena en Stonehenge con todos los enemigos del Doctor es para recordar), y que posiciona a Moffat como un fantástico sucesor de Davies en cuanto a guión. Vaya historias maravillosas que nos cuenta este hombre.
Por último y para terminar, hacer una pequeña mención a la banda sonora, la cual cambia respecto a las anteriores temporadas. Se echa de menos los típicos temas que acompañaban a Tennant en sus andaduras, pero he de decir que la nueva música es épica a más no poder y mejora respecto a la anterior banda sonora (que sí, que se le cogió cariño, pero es que es difícil echarla de menos con la nueva). En serio, si tenéis un rato, no dudéis en escucharla, os encontraréis con temas tan geniales como ‘I Am the Doctor’ o ‘Amy in the TARDIS’.

En conclusión, tras la marcha de Tennant y de Davies muchos no sabíamos qué nos íbamos a encontrar, pero afortunadamente Matt Smith nos ha regalado un Doctor sencillamente maravilloso, y Moffat unas tramas espectaculares. Amy se posiciona como una de las mejores companions, y no sólo ella: todos los secundarios son carismáticos y destacables.
El fantástico final emociona a cualquiera, y el final del último episodio nos asegura que aún hay muchas aventuras por vivir en compañía del undécimo Doctor y los Pond.
Tras haber visto hasta la cuarta temporada, hace unos meses me puse al día con la etapa de Matt Smith en la serie, siendo la quinta temporada el inicio de este actor como el Doctor. Los guiones también cambiaban de manos, pues Russell T. Davies dejaba paso a Steven Moffat, showrunner que ya nos demostró en algunos capítulos de la anterior temporada que podía dar mucho juego en este singular universo. Afortunadamente, ha sido así, y tanto él como Smith nos han dejado una quinta temporada fantástica en todos los sentidos. ¿Se echa de menos a Tennant? Sí, pero ese…

NOTA

EXCELENTE - 9.5

9.5

EXCELENTE

La quinta entrega de 'Doctor Who' viene con cambios frescos en todas sus vertientes (reparto y responsables), y sale ganando con una temporada redonda, donde el alto nivel es constante en todos sus episodios y termina por todo lo alto.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com