Inicio / Críticas / Crítica de Serie | ‘Doctor Who’ – 4ª Temporada

Crítica de Serie | ‘Doctor Who’ – 4ª Temporada

El ciclo de Tennant como el Doctor llega a su fin. El actor británico ha encarnado maravillosamente a su personaje, dejándonos muy buenos momentos, aunque ahora ha llegado la hora de decir adiós. Y todo esto en una temporada que para mí es la mejor del Doctor, al menos de momento. Y es que en esta cuarta temporada, el Doctor cuenta con una de sus mejores compañeras, Donna Noble, interpretada fantásticamente por Catherine Tate. Además, viejos enemigos vuelven a hacer acto de presencia, así como viejos amigos…

¡Cuidado, SPOILERS everywhere!

Para empezar tenemos el capítulo cero, o especial de navidad, es decir, ‘El Viaje de los Condenados’. Un capítulo bastante normal, en el que se ve a un Doctor que se encuentra solo en sus viajes y en el que lo más destacable es la participación de Kylie Minogue. Además, en este episodio aparece de forma fugaz el abuelo de Donna, algo que a simple vista no es nada relevante, pero que a final de temporada nos daremos cuenta de que este hombre es uno de los personajes más importantes de la serie.
La trama avanza hasta el primer capítulo, donde el Doctor y Donna se reencuentran y deciden viajar juntos. La pelirroja interpretada por una sublime Catherine Tate, ya dio que hablar en el anterior episodio navideño, cuando fue “raptada” por la TARDIS en medio de su boda. En esta cuarta temporada no solamente vuelve a demostrar de lo que es capaz, sino que se convierte, en la mejor companion del Doctor hasta la fecha. Los actores desprenden mucha química entre ellos, y las discusiones entre ambos en los momentos más inoportunos son de lo mejor.
En el primer capítulo también tenemos una sorpresa: la breve aparición de Rose al final del mismo.
Seguimos avanzando hasta ‘La Estratagema Sontaran’, donde vuelve Martha Jones al equipo del Doctor, esta vez convertida en un alto mando de un ejército especial. La doctora Jones no se irá hasta dentro de tres episodios, aunque la volveremos a ver. Durante su breve aparición, hay un capítulo especialmente significativo, ‘La Hija del Doctor’, en el que el Doctor tiene una “hija” creada a partir del ADN de su mano. En este episodio conocemos un poco más acerca del pasado del Doctor. Descubrimos que tenía familia, y somos espectadores del arrepentimiento del Señor del Tiempo en haber participado en la Guerra del Tiempo. Además, la “hija” del Doctor está encarnada por Georgia Moffett, ni más ni menos que la pareja de David Tennant.

Tras la ida de Martha, tenemos un episodio de relleno (con Agatha Christie de por medio), hasta que llegamos a un capítulo doble que es de lo mejor de la temporada. Me refiero a ‘Silencio en la Biblioteca’ y ‘El Bosque de los Muertos’, dos episodios escritos por Steven Moffat, guionista que se encargará de las siguientes temporadas de ‘Doctor Who’. Parece ser que cuando escribió estos dos episodios ya lo sabía, pues en ellos nos introduce a un personaje clave para el siguiente Doctor, Matt Smith: la doctora River Song. Además, la trama de la biblioteca es tan espeluznante como maravillosa. Dos episodios de lujo.
De ahí pasamos a otro capítulo más de relleno, aunque esta vez es bastante bueno: ‘Medianoche’. Episodio tremendo donde los haya, y eso que no aporta nada a la trama principal.
Luego tenemos ‘Gira a la Izquierda’, un capítulo a medio camino entre relleno e importante. En él se nos cuenta que hubiera pasado si Donna no hubiera conocido al Doctor. Además, al final del mismo, el Doctor descubre que Rose le está intentando avisar de un peligro que cada vez se acerca más. La aparición en todas partes de las palabras “Lobo Malo” así lo demuestran.

Finalmente llegamos al primer final de temporada. ¿Que por qué digo primer final? Pues porque para la edición británica éste es el final de temporada, aunque en España también cuentan los capítulos finales con la aparición del Amo. Pero bueno, como iba diciendo, el primer final es fantástico, un desenlace en toda regla. Aparecen los Daleks, los cuales raptan a la Tierra y junto a otros miles de planetas los llevan a un punto en el espacio. Tras esto, los enemigos del Doctor proceden a invadir nuestro planeta. El Doctor tendrá que evitar que los Daleks se salgan con la suya, y debe devolver la Tierra a su posición original en el espacio. Para eso contará con la ayuda de todos sus amigos: Rose, Mickey, Jackie, Martha, Donna, Jack Harkness (con Torchwood) y Sarah Jane Smith. Todos juntos harán posible que el Doctor venza a Davros, el creador de los Daleks. Así, con ayuda de la TARDIS, el Doctor remolca a la Tierra a su posición original, y todo el peligro pasa.
Aunque claro, hay bastantes consecuencias para todos. Para empezar, el Doctor es clonado, por lo que su doble se queda con Rose en el mundo paralelo. De esta forma se cierra la trama amorosa entre Rose y el Doctor, algo que era necesario para el inminente cambio de actor.
Por otro lado, Donna se va del lado del Doctor. La razón es que la companion absorbe parte de la esencia del mismo, así que ahora es parte humana parte Señor del Tiempo. Esto podría provocarle la muerte, por lo que el Doctor decide borrarle la memoria y separarse de ella, pues al verlo podría recordarlo todo. De nuevo, el Señor del Tiempo se encuentra solo en el universo, tras haber salvado el mundo una vez más.

Continuamos con otro especial de navidad, ‘El Siguiente Doctor’, un capítulo de relleno bastante aburrido, aunque cuenta con la aparición de David Morrisey como “el Doctor”. Además, en este episodio vuelven los Cybermen.
Luego tenemos ‘El Planeta de los Muertos’, otro capítulo igualmente creado para rellenar, pero en esta ocasión no es nada aburrido, pues durante el mismo, tendremos a Michelle Ryan como acompañante del Doctor. La pareja desprende bastante química, y es una lástima que esta actriz solamente aparezca en este capítulo pues hubiera sido una digna companion.
Con ‘Las Aguas de Marte’ tenemos un episodio magistral. En él, el Doctor se da cuenta de que no siempre debe mantener el tiempo intacto. Él es el Señor del Tiempo victorioso, y puede hacer con el tiempo lo que le venga a su antojo. Así, decide salvar a unas personas que deberían haber muerto por el bien de la humanidad, aunque al Doctor le trae sin cuidado. Una visión casi tenebrosa del Doctor, y una interpretación de David Tennant de nuevo brillante.

Y por fin, llegamos al segundo final, al verdadero final de la cuarta temporada y al adiós de Tennant como el Doctor. Muchos pensaréis que en estos dos episodios nuestro Señor del Tiempo favorito debería haberse enfrentado a los Daleks, sus eternos rivales. Pero yo no opino así. Y es que en este final vuelve su némesis, el Amo, el cual había muerto y regresa tras una algo forzada resurrección. Pero eso no es lo importante. Lo importantes es que el Amo ha vuelto, más desquiciado que nunca e interpretado maravillosamente por el genial John Simm. Éste, pretende hacerse con el mundo convirtiendo a toda la humanidad en sí mismo, plan que el Doctor deberá detener a toda costa. Pero no es el único mal que acecha a la Tierra, y es que los Señores del Tiempo, regresan desde el pasado, gracias al Amo, y pretenden unir Gallifrey con la Tierra.

Esto sumerge en un dilema al Doctor, quien, tras haberse lamentado durante gran parte de su vida de ser el único Señor del Tiempo existente, decide destruir el enlace y devolver a los Señores del Tiempo y a Gallifrey al pasado, con el Amo incluido. ¿Y por qué hace esto? Pues porque, aunque de nuevo se quedará solo en el universo, comprende que los Señores del Tiempo son una amenaza para la Tierra, ya que, al fin y al cabo, eran un pueblo que estaba en guerra, y que la practicaba con frecuencia. Su convicción por detenerlos llevará al Doctor incluso a empuñar un arma, método que él aborrece.
Tras haberlo solucionado todo, parece que el Doctor tiene un final feliz, pues sus heridas no son lo suficientemente graves para una regeneración. Pero no todo es tan fácil, y es que Wilfred, el abuelo de Donna, el cual había estado acompañando al Doctor en ambos capítulos, se ha encerrado en una cámara hermética (para salvar a otro hombre), la cual se llenará de radiación mortal para un ser humano. El Doctor, comprende entonces que tiene que salvarlo, pero en realidad lo considera injusto, ya que después de todo lo que ha hecho no es justo que él tenga que morir. Esto se desarrolla en un ataque de ira, rabia y dolor por parte del Señor del Tiempo, quien tiene un conflicto interior, que realmente estremece. Grande de nuevo Tennant. Aunque, finalmente, se intercambia con Wilfred, y aparentemente no le ocurre nada. Pero el Doctor sabe que se va a regenerar, solamente que le llevará algún tiempo.

Así, el Doctor se va despidiendo de todas las personas a las que ha conocido, con aire sereno, ya lo tiene asumido: Donna, Martha, Jack… y finalmente Rose (viaja en el tiempo justo antes de que se conocieran). Finalmente, se mete en la TARDIS. La hora ha llegado. Vemos como el Doctor va brillando cada vez más, regenerándose, y a un David Tennant lloroso, que pronuncia las siguientes palabras: “No quiero morir”. Y es que, en parte, la regeneración es una muerte, pues el Doctor pierde todo lo que es para convertirse en otra persona. Momento emotivo donde los haya, en el que Tennant se merece un aplauso por toda su trayectoria recorrida en la serie. El mejor Doctor, sin duda alguna.
Por último, ocurre la regeneración, y entre la “explosión” aparece Matt Smith, el undécimo Doctor, quien se lo toma más a broma y nos hace olvidar los tristes momentos de Tennant, aunque no del todo. Y así termina la cuarta temporada, con Smith como el Doctor, el cual se encuentra dentro de una TARDIS que, afectada por la explosión de la regeneración, cae en picado a la Tierra…

Con esta cuarta temporada se cierra el ciclo de Tennant (como actor) y de Davies (como guionista), un ciclo que nos ha dejado muy buenos momentos y del que cuesta despedirnos en esta excelente temporada, para mí la mejor de ‘Doctor Who’, con un desarrollo genial, fantástico, y un David Tennant que para mí se convierte en el mejor Doctor habido y por haber.

El ciclo de Tennant como el Doctor llega a su fin. El actor británico ha encarnado maravillosamente a su personaje, dejándonos muy buenos momentos, aunque ahora ha llegado la hora de decir adiós. Y todo esto en una temporada que para mí es la mejor del Doctor, al menos de momento. Y es que en esta cuarta temporada, el Doctor cuenta con una de sus mejores compañeras, Donna Noble, interpretada fantásticamente por Catherine Tate. Además, viejos enemigos vuelven a hacer acto de presencia, así como viejos amigos... ¡Cuidado, SPOILERS everywhere! Para empezar tenemos el capítulo cero, o especial de navidad,…

NOTA

EXCELENTE - 9.5

9.5

EXCELENTE

David Tennant se va por la puerta grande en una cuarta temporada de 'Doctor Who' inmensa, casi perfecta, que consigue ser un disfrute en cada episodio.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Alex Rojano

Imagen de perfil de Alex Rojano
Creador de la página y el que lleva el cotarro de este chiringuito. Me encantan los videojuegos, el cine y las series, así como escribir de ellos, por eso inicié este blog, y a día de hoy aquí seguimos. Los cómics son mi asignatura pendiente, aunque poco a poco me voy poniendo al día y también podéis leer sobre ellos en la web. De la casa Stark, Padawan en muchos aspectos y vengador a tiempo parcial. Yo soy el que le explica a Nolan cómo tiene que explicar los guiones.

Un comentario

  1. Tu crítica es bastante acertada. Aunque me hubiera encantado que el Amo no muriera…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com